El 15 de abril, 2018 en su columna en el diario egipcio Al-Yawm Al-Sabi’, Nada Al-Dib presentó a los judíos como unos embaucadores astutos que se rebajaban ante cualquier medio, incluso ante los más infames, con el propósito de lograr sus intereses. 

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo de Al-Dib.[1]

Emblema de Al-Yawm Al-Sabi’

“Nos hemos acostumbrado a describir a la gente astuta como alguien semejante a los judíos. A veces utilizamos esta descripción en broma y a veces porque su astucia se apega a la maldad. Pero, ¿hemos considerado alguna vez el por qué hacemos esto? La razón por la que le atribuimos esta descripción a los judíos en general y a los israelíes en particular se reduce [al hecho de que] todos sabemos que los judíos están detrás de todas las guerras y divisiones en el mundo.

“El nombre ‘judío’ siempre ha estado asociado a mentiras, triquiñuelas y conspiraciones. La larga historia de engaño y fraude de los judíos desde el establecimiento del estado judío nos ha enseñado muy bien que estos no reconocen promesas ni leyes y que ni siquiera respetan a las otras religiones monoteístas. La mayor evidencia de que son unos mentirosos y ladrones es el establecimiento del estado judío luego de la Declaración Balfour en 1917. [Esta declaración] habló del establecimiento de un hogar judío nacional en Palestina con la condición de que los derechos de los árabes no sufrieran. ¿Dónde está esa promesa hoy, 100 años después?

“Sin embargo, a pesar del paso de todos estos años, nunca nos hemos ocupado del tema del secreto de la supremacía de los judíos: ¿es por el apoyo que reciben de Occidente? ¿O tal vez porque sus mentes están repletas de triquiñuelas y astucia? O tal vez existen otras razones y factores que explican su supremacía y su poder? La respuesta a esta pregunta puede no ser simple, pero a lo largo de los años hemos sido testigos de cosas que nos han permitido entender el secreto de su poder, que les otorga lo que carecen algunos de los estados árabes. Por ejemplo, el “lobby sionista” sabe exactamente cuál es su propósito y no existen diferencias de opinión entre [sus miembros] sobre este aspecto, sean cuales sean los factores personales y los conflictos que puedan existir. Su propósito central era establecer un estado judío y una vez establecido mantener [ese estado] y su expansión. Esto es lo que actualmente buscan lograr al tomar el control de la Jerusalén palestina…

“Otra característica con la que los judíos están dotados es su manera de lidiar con los medios de comunicación. Aunque no son dueños de los medios de comunicación tales como FOX, CNN y NBC, estos siguen las noticias a cada momento, responden a todas las declaraciones en la radio, todo lo impreso y en la televisión y protestan con todos lo que poseen a su disposición contra todo lo que les perjudica. Por supuesto, también hacen donaciones a estos medios de comunicación, por lo que se abstienen de perjudicarlos en lo absoluto.

“También se sabe que los judíos utilizan todos los posibles trucos sucios del libro para lograr sus objetivos, tal como lo ejemplifica el trato del gobierno judío al pastor Jerry Falwell, uno de los más importantes predicadores estadounidenses. Estos pusieron un avión a su disposición y cubrieron todos sus gastos, [para que] convenciera a los estadounidenses de que Dios abandonara a los Estados Unidos si este no apoyaba al estado judío en sus aspiraciones de expandirse [y formar] el Gran [Israel, desde el Nilo hasta el Éufrates], para de esta manera destruir la Mezquita Al-Aqsa y construir el [Sagrado Templo judío] en su lugar.

“Se sabe además que cuando los judíos no encuentran lo que buscan de acuerdo a sus intereses, recurren a asesinatos políticos y físicos. En el pasado se comportaron de esta manera con [el Profeta] Mahoma. Intentaron asesinarle a él y también a Jesús y asesinaron a nuestro señor Yahya.[2] En la era moderna trabajan para derrocar a todos los políticos o agentes de inteligencia que no apoyan al estado judío, tal como lo hicieron con Mordechai Vanunu, experto judío en materia nuclear quien fue secuestrado, juzgado y encarcelado por revelar los secretos del programa nuclear judío a un diario británico.

“Por lo tanto, los judíos emplean todos los medios legítimos o torcidos y sucios para lograr sus objetivos junto a adoptar mentiras y subterfugios en sus acuerdos. Los árabes nunca se han comportado ni se comportarán de manera similar. Pero ¿seguiremos siendo capaces de defendernos ante su engaño?

“La pregunta más importante de todas sigue siendo: ¿cuánto tiempo seguiremos callados, confrontados con sus ataques y sus intentos de tomar el control de nuestra Mezquita Al-Aqsa? La respuesta solo reside en nuestros líderes árabes. Punto. Y tal vez esto es como un nuevo comienzo”.


[1] Al-Yawm Al-Sabi’ (Egipto), 15 de abril, 2018.

[2] La referencia es a Juan el Bautista, llamado en árabe Yahya Ibn Zakariyya, siendo este honrado como profeta por el Islam.