Irán nunca se retirará del Plan Integral de Acción Conjunto (PIDAC), también conocido como el acuerdo nuclear de Irán, ya que este acuerdo (una vez expiren los límites que este impone) le otorga a Irán el estatus legal reconocido de un estado con capacidad nuclear, con el reconocimiento oficial y sello del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El acuerdo nuclear es una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que no puede ser revocada; Rusia y China vetarán cualquier intento de hacerlo

El acuerdo PIDAC no es un acuerdo económico; sus ventajas económicas para ambos bandos, por importantes que sean, no son esenciales. Lo que Irán buscó lograr a través del acuerdo PIDAC fue el reconocimiento de su condición de estado con capacidad nuclear. De hecho, una condición previa para su ingreso a las conversaciones bilaterales con la administración Obama era que Estados Unidos garantizara por escrito que reconocía el derecho de Irán a enriquecer uranio y el anterior presidente Obama proporcionó este reconocimiento antes del inicio de las conversaciones en el 2012 y nuevamente en su conclusión. Irán también se aseguró de anclar este reconocimiento a una resolución del CSNU, en lugar a un acuerdo bilateral o multilateral que depende de la voluntad de las partes. El estatus del acuerdo PIDAC como resolución del CSNU (No. 2231) asegura que este no puede ser revocado, debido a que, en la constelación global existente, Rusia y China tienen garantizado vetar cualquier intento de cancelarlo.[1]

Por lo tanto, las amenazas por parte de Irán de retirarse del acuerdo nuclear son falsas y las preocupaciones de los partidos europeos de que este se retirará a menos que se le indemnice por la renovación de las sanciones estadounidenses carecen de fundamento.[2]

El Líder Supremo iraní Ali Jamenei expresó la postura de Irán sobre este tema el 29 de agosto, 2018 diciendo: “El acuerdo no es un fin [en sí mismo] sino una herramienta. Si llegamos a la conclusión de que esta herramienta no protege nuestros intereses nacionales, declinaremos a ello”.[3] Debería recalcarse nuevamente que el acuerdo reconoce la condición de estado con capacidad nuclear de Irán y por lo tanto, servirá siempre a los intereses nacionales del régimen iraní. Además, Jamenei se abstiene de afirmar explícitamente que se retirará del acuerdo, sino que solo dice que lo “pondrá de lado”.

Las dimensiones económicas del acuerdo nuclear siempre fueron secundarias

El acuerdo PIDAC nunca fue un acuerdo económico, sino que fue definido de antemano por la administración Obama y los europeos como un hito histórico para el control del armamento nuclear y para la paz y la estabilidad del mundo. Los beneficios económicos, si acaso mencionados, fueron secundarios al logro principal de darle la bienvenida a Irán al club de países con capacidad nuclear mientras se eliminan del registro sus reconocidas violaciones dentro de las actividades nucleares militares y al mismo tiempo se presenta el acuerdo como protección al mundo del peligro nuclear. Esto no significa que Irán no buscó obtener ventajas económicas importantes del acuerdo y de hecho las alcanzó hasta que Estados Unidos se retiró del acuerdo en mayo, 2018. Debido a que Estados Unidos se retiró del acuerdo PIDAC de una manera que también impide a los europeos continuar su trato comercial con Irán, este último ha estado tratando de obtener una compensación por ello. Pero incluso el hecho de no recibir una compensación no hará que Irán se retire del acuerdo.

Europa, que a lo largo de las conversaciones lideradas por la UE3 (Gran Bretaña, Francia y Alemania) con Irán durante la era anterior a Obama negó firmemente otorgarle a Irán el derecho a enriquecer uranio, dejó de lado esta oposición de principios una vez que el anterior presidente Obama la absolvió de la obligación moral de evitar cooperar con el régimen iraní. Obama también presentó al régimen iraní como miembro legítimo de la comunidad internacional y lo transformó de un país acusado de violaciones de ir en busca de armas nucleares y, por ende sancionado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a un socio legítimo e igualitario en las negociaciones. Después de eliminar la barrera moral, Obama también les prometió a los europeos de que obtendrían beneficios económicos del acuerdo. Pero el afirmar que los dividendos económicos son la principal consideración de Europa es un mito, ya que en el AC (año calendario) 2017 el volumen comercial entre la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos ascendió a 1,1 trillones de dólares, abarcando de esta manera las importaciones estadounidenses de la UE en $528 billones y exportaciones de la UE en $629 billones.

Al contrario, el comercio entre la UE e Irán para el mismo año calendario ascendió a $23,9 billones compuesto por importaciones valoradas en $11,56 billones y las exportaciones a Irán valoradas en $12,33 billones.[4] Por lo tanto, las declaraciones de los portavoces de la UE de que estos contrarrestarán las sanciones estadounidenses contra Irán de una manera que prioriza el comercio con Irán sobre el comercio con los Estados Unidos son ridículas. El hecho de que grandes empresas, europeas y otras, estén abandonando el mercado iraní es prueba de ello.

Por lo tanto, las declaraciones de funcionarios europeos sobre el acuerdo PIDAC se entienden como manotazos a la administración Trump, como parte de su lucha política en contra de los Estados Unidos y contra su presidente, a quien estos consideran un estadista inferior cuya autoridad y dictados respecto a la política exterior y el comercio mundial son inaceptables.

Apéndice: Irán no abandonará el acuerdo en materia nuclear

Para informes previos de MEMRI en referencia a las amenazas iraníes de revocar el acuerdo PIDAC si sus demandas no son cumplidas, véase:

Investigación y Análisis No. 1306 – Irán no cancelará el acuerdo PIDAC – porque le otorga a Irán condición de estado con capacidad nuclear y vendría a ser un aval por parte de Occidente para la supervivencia del régimen, 6 de abril, 2017

Investigación y Análisis No. 1397 – Frente a la nueva estrategia integral de los Estados Unidos contra este, el impotente régimen iraní se aferra al acuerdo PIDAC y a Europa como un paraguas de defensa en contra de los Estados Unidos, 25 de mayo, 2018.

Investigación y Análisis No. 1400 – Frente a la nueva estrategia integral estadounidense, funcionarios del régimen iraní se aferran al acuerdo PIDAC, que le otorga a Irán la condición de estado con capacidad nuclear ante la Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, 29 de mayo, 2018.

Investigación y Análisis No. 837 – El objetivo de Jamenei en las conversaciones de carácter nuclear – Asegurar la supervivencia de su régimen, 15 de mayo, 2012.


[1] Incluso si se descubre que Irán viola el acuerdo PIDAC, este puede incurrir en sanciones, pero esto no irá en detrimento del reconocimiento al principio de su condición de estado con nuclear.

[2] Esto es válido incluso si Irán es bombardeado por los Estados Unidos o Israel. Incluso en ese escenario, no se retira del acuerdo, sino que preferirá mantenerlo como una resolución vinculante de la comunidad internacional que reconoce su condición de estado con capacidad nuclear.

[3] Farsi.khamenei.ir, 29 de agosto, 2018.

[4] Las cifras proceden de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea, La Unión Europea y Comercio con Irán (2017).