El 11 de septiembre, 2018 el diario egipcio Al-Masri Al-Yawm, afiliado al régimen de Al-Sisi, publicó un artículo investigativo titulado “En ocasión al 17 aniversario del 11-S: Documentos de los archivos del 11-S revelan que el comandante de la operación Muhammad ‘Atta murió en el 2008”. El artículo afirma que el ministerio del interior egipcio se negó a registrar el 11-S, 2001 como la fecha de la muerte de Muhammad ‘Atta, ciudadano egipcio quien fue uno de los planificadores de los ataques y uno de los secuestradores del avión que arremetió contra la Torre Norte de las Torres Gemelas. En cambio, el ministerio emitió un certificado de defunción que señala el 29 de octubre, 2008 como la fecha de su muerte, e incluso esto fue hecho solo después de que la familia recurriese a los tribunales para exigir la expedición de un certificado de defunción para que pudieran encargarse de la herencia y luego de una investigación del Servicio de Investigaciones sobre Seguridad del estado.

El artículo va acompañado con fotografías de documentos oficiales, incluyendo el certificado de defunción antes mencionado, el cual implica arrojar dudas sobre la participación de Atta en los ataques del 11-S. El artículo también afirma que los ataques aún están envueltos en ‘secretos’ y menciona especulaciones sobre la posible participación del Mossad o el FBI en estos.

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo:

El artículo en Al-Masri Al-Yawm: “Los documentos de los archivos del 11-S revelan que el comandante de la operación Muhammad ‘Atta, murió en el 2008”

“Aunque han pasado 17 años desde los ataques del 11-S, o ‘Septiembre Negro’, como lo denominaron los Estados Unidos, continúan emergiendo secretos [respecto a estos]. Este incidente en el 2001 sirvió como excusa para destruir países en el mundo árabe. La bandera del terrorismo pasó de una organización a otra. Durante los años subsiguientes, algunos creyeron, mientras otros negaron, que el Mossad israelí hubiese estado detrás de los acontecimientos [del 11-S] y que los planeara para avivar el conflicto entre los Estados Unidos y el Medio Oriente junto al mundo árabe. Un ex-ministro del interior Habib Al-‘Adly en su testimonio en tribunales, acusó a Estados Unidos incluso de participar en la destrucción que recayó en Egipto en enero, 2011.[1] Este [también] afirmó que el FBI había recibido advertencias de una fuente del propio FBI dentro de Al-Qaeda de que se estaba planificando una gran operación terrorista en los Estados Unidos, pero no hizo caso a esta advertencia y que [la fuente] les advirtió nuevamente en agosto, 2001 pero sin resultado alguno.

“Muhammad ‘Atta, o Muhammad Muhammad Al-Amir Al-Sayyed Awad ‘Atta, [su nombre completo], se convirtió en un símbolo del 11-S y los medios de comunicación globales le nombraron y mostraron su imagen, llamándolo uno de los perpetradores de los ataques. Por otra parte, Osama bin Laden le nombró como el héroe de la operación y su mayor mártir, porque fue quien piloteó uno de los dos aviones [que se estrellaron contra las Torres Gemelas]. Su padre, mientras tanto, negó las acusaciones contra su hijo y dijo que este no había estado involucrado en los hechos y continuó negándolo durante 7 años, hasta su muerte el 2 de septiembre, 2007. A lo largo de estos años, nunca se emitió ningún certificado de defunción [para Muhammad ‘Atta] y el hecho sorprendente es que el Ministerio del Interior [egipcio] se negó a registrar el 11 de septiembre, 2001 como la fecha de su muerte. Su familia siguió dando batalla en los tribunales, citando informes en los medios de comunicación del mundo de que este murió el 11-S para que pudiese completar los procedimientos de la herencia. Lo más curioso de todo es que [las autoridades egipcias] exigieron una investigación al Servicio de Investigaciones [Seguridad del Estado Egipcio] para que determine si Muhammad ‘Atta había muerto o no. Un oficial de la policía en la estación policial en el [área] de las Pirámides, donde vivía la familia, llevó a cabo una investigación que determinó que [‘Atta] había estado fuera del país durante más de 5 años. Por lo tanto el tribunal emitió un certificado de defunción que registra su muerte como si fuese ocurrido 7 años, 1 mes y 18 días después del Martes Negro [11-S] es decir, el 29 de octubre, 2008. El lugar de su muerte [fue dado como] ‘las afueras de Egipto’, su edad 40 años, 1 mes y 28 días y su estado familiar ‘soltero’. Este nació el 1 de septiembre, 1968 en la gobernación Kafr Al-Sheikh. Su padre fue abogado… y su madre ama de casa. Sus dos hermanas trabajan en el campo de la medicina y ciencias y Muhammad ‘Atta, su hermano menor, obtuvo una licenciatura en ingeniería de la construcción en la Universidad del Cairo en 1990”.

‘Certificado de defunción de Atta, tal como fue presentado en el artículo


[1] Habib Al-Adly sirvió como ministro del Interior egipcio en el último gobierno de Hosni Mubarak y fue procesado junto a Mubarak por el asesinato de manifestantes durante la revolución de enero, 2011. En su juicio, este afirmó que elementos de seguridad en la embajada estadounidense en Cairo y en la Universidad Americana en el Cairo fueron responsables por la muerte de los manifestantes. Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 26 de enero, 2012.