El 31 de agosto, 2018 el diario libanés pro-Hezbolá Al-Akhbar publicó un artículo en primera página del periodista Firas Al-Shoufi titulado “Israel planea invadir el [Líbano] desde Jabal Al-Sheikh: ¿Penetrarán Cisjordania los combatientes de la resistencia en la próxima guerra?” En este Al-Shoufi describe una gira que realizó en el campamento Al-Jabour de Hezbolá, ubicado en la región de Jabal Al-Rihan al norte del Río Litani. Según el informe, el fallecido jefe militar de Hezbolá ‘Imad Mughniyah, asesinado en Damasco en el 2008, convirtió esta zona en un campo de entrenamiento para Hezbolá tras la guerra del 2006 con Israel. El artículo también presenta extensas citas del comandante de este campo, quien afirma que Hezbolá se encuentra listo para la próxima guerra con Israel y que, cuando esta ocurra, es muy probable que el enemigo se tope con muchas sorpresas. El comandante revela que, en una reunión el mes pasado entre el Secretario General de Hezbolá Hassan Nasrallah y los jefes militares de la organización, afirmaron que Hezbolá conoce todo lo referente el despliegue y preparación del ejército israelí para la guerra; también especularon que, en la próxima guerra, los combatientes de Hezbolá pudieran tener éxito en penetrar Israel y llegar hasta Cisjordania. El comandante menciona la amplia experiencia adquirida por Hezbolá en la guerra de Siria que, según él, fue “como un gran campo de entrenamiento [militar]” para la organización, debido a que sus combatientes utilizaban toda clase de armamento y combatían en todo tipo de terreno, incluyendo áreas urbanas.

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo:

El artículo en Al-Akhbar

“Un comandante de la resistencia subrayó que Hezbolá está preparado para cualquier nueva guerra israelí que se le presente contra el Líbano. Este afirmó que seguramente se avecinaba una guerra y expuso un plan israelí para avanzar sobre Jabal Al-Sheikh [el Monte Hermón] y el sector oriental del sur [Líbano], pero [agregó que] la resistencia estaba preparando sorpresas para el enemigo detrás de cada árbol y debajo de toda roca. [El] comandante de la resistencia, [estacionado] en Jabal Al-Rihan, describió a sus invitados en el Campamento Al-Jabour la extensión de la preparación de Hezbolá para la próxima guerra contra el enemigo israelí al sur del Líbano, citando a un guerrillero de Hezbolá, quien dijo: “Realizamos [muchos] esfuerzos por plantar cargas explosivas y colocar emboscadas previniendo la próxima guerra con Israel la cual hubiese sido más fácil cubrir el área [total] del sur del [Líbano] con 10 centímetros de TNT…’

“El comandante es un hombre de unos 50 años con una barba canosa. Su actitud calmada y seria refleja su experiencia de combate contra el ejército [israelí] que ocupó el sur del Líbano y contra las organizaciones terroristas en Siria. Aquí en Jabal Rihan… las huellas del comandante mártir ‘Imad Mughniyah aún son visibles, ya que fue él quien planeó la transformación de esta zona en la que el ejército de ocupación sufrió pérdidas humillantes en un campo de entrenamiento y supervisó este [proceso] luego de la guerra del 2006.

“‘La guerra es inminente, y es por eso que nos estamos preparando muy bien’, dijo el comandante militar… Para él, el campamento Al-Jabour no es solo una zona amortiguadora en el frente de importancia estratégica y geográfica en el área norte del [Río] Litani. Es [un emblema de] valentía que produjo cientos de mártires y todavía entrena a miles de combatientes de la resistencia cada año, que luego se marchan a las líneas del frente, cada uno de acuerdo a su experiencia y rol. Este es el área donde el ejército israelí sufrió pérdidas humillantes que lo llevaron a acelerar su retirada, primero de la [ciudad de] Jezzine y sus alrededores y luego de [todo] el sur del Líbano, bajo un aluvión de operaciones de altísima calidad por parte de [Hezbolá]…

“Respondiendo a las teorías de que los habitantes [en las áreas controladas por] la resistencia están hartos y cansados ​​de la guerra… el comandante del campamento le reveló a los visitantes en el campamento que miles de jóvenes reclutas se han unido a los cursos de formación de [Hezbolá] en los últimos meses…

“Tras la guerra de julio [2006], comenzó un intenso trabajo en el área del campamento Al-Jabour y rápidamente se transformó en un campo de batalla en miniatura, con zonas de tiro y edificios pequeños para el entrenamiento en combate urbano, casa por casa. La conversación sobre guerra urbana llevó [al comandante a mencionar] la experiencia [obtenida] por la resistencia en la [guerra] Siria. El comandante dijo que luchar junto al ejército sirio contra las organizaciones takfiri era como un ejercicio con armamento y fuego real [para la resistencia, proporcionándole a sus combatientes una experiencia que no pudieran haber obtenido en ningún ejercicio [real]: “La lucha contra los takfiris en Siria fue como un gran campo [de entrenamiento] para nosotros. Es cierto que la resistencia pagó un alto precio en mártires y heridos, pero nosotros tomamos parte en frustrar el plan de asestarle un fuerte golpe a Siria y obtuvimos experiencia militar de combate en todo tipo de terrenos y con todos los tipos de armas. Los israelíes pronto descubrirán el alcance de la experiencia que obtuvimos si piensan atacar al Líbano”.

“El comandante dio un ejemplo de la guerra de julio [2006], específicamente la [batalla de] Wadi Al-Hujayr [una parte escabrosa del valle Salouqi que se une al Río Litani cerca del ‘puente Aqia]. El ejército de ocupación, dijo, preparo un plan militar profesional. Las [fuerzas aéreas] aéreas y los intensos ataques aéreos le proveyeron una cobertura de fuego dentro de un radio de 3 kilómetros y se esperaba que fuese invulnerable dentro de este radio, pero los miembros de la resistencia utilizaron sus misiles Kornet de largo rango, con un alcance de poco menos de 5 kilómetros y de en el blanco contra los tanques israelíes. [Este agregó]: ‘En la próxima guerra, Alá que lega, atacaremos los objetivos del enemigo desde una distancia aún mayor’.

Durante la conversación, el comandante reveló que, hace un mes, el Secretario General de Hezbolá Hassan Nasrallah, se reunió con el aparato militar de la resistencia. El comandante no entró en detalles, sino que hábilmente [insinuó] algunos puntos expresándolos como preguntas. Este dijo: ‘¿Qué impedirá que [Hezbolá] quiebre las defensas del enemigo [en la próxima guerra]?’… Luego preguntó: ‘¿Quién dirá que, cuando la [próxima] guerra estalle, algunos combatientes que conocen todo sobre el despliegue del ejército enemigo al norte de Palestina no lograrán penetrar muy dentro en [Palestina y llegar] hasta Cisjordania?

“Utilizando el lenguaje de mensajes [codificados] y sugerencias, el comandante comenzó a explicar sobre las divisiones y unidades enemigas desplegadas al norte de la Palestina ocupada, sobre el frente libanés y sobre el frente del Golán ocupado. [Según él], un examen detallado del ‘Ejercicio Militar’[1] en poder del ejército de ocupación este año y del movimiento de sus fuerzas, arroja las siguientes conclusiones: A. El ejército de ocupación ha movido deliberadamente sus divisiones reservistas al llamado sector occidental, a través del sur del Líbano. Esto significa que, luego de las pérdidas sufridas en esa zona, el enemigo ya no considera realizar una operación terrestre allí. B. El ejército de ocupación ha colocado unidades de combate en el sector oriental, al este de la ciudad de Bint Jbeil en Jabal Al-Sheikh [el Monte Hermón] y también ha desplegado una división blindada en ese frente, [con] tanques mejorados Merkava y Tiger. Esto significa que el enemigo está apostando invadir este sector. Existen dos razones adicionales [asumirlo]: el enemigo desea confiar en las rutas de Jabal Al-Sheikh, que conectan los frentes libaneses y sirios y evalúa que es poco probable que Hezbolá [opere allí] debido al carácter montañoso del terreno. La otra razón es que el enemigo cree que la heterogeneidad demográfica de la región dificultará que la resistencia opere libremente en la zona. El comandante sonrió y repitió lo que había dicho al comienzo de la reunión, sobre las sorpresas que la resistencia ha preparado: “Israel debería esperar algunas sorpresas detrás de cada árbol y bajo cualquier roca”.


[1] La referencia es aparentemente a un ejercicio de la plana mayor del ejército celebrado por el ejército israelí en agosto, 2018.