Varias semanas después de la firma del acuerdo de reconciliación el 12 de octubre, 2017 entre Fatah y Hamas, la euforia que inicialmente se sintió en la calle palestina y aún más en los círculos políticos, parece disminuir y existen fuertes dudas sobre la posibilidad de llegar a un entendimiento entre las partes. Los desacuerdos son sobre varios temas: las armas de las diversas facciones palestinas; la transferencia de responsabilidades, incluyendo el tema sobre seguridad, de Hamas a la Autoridad Palestina (AP); el control del cruce de la frontera, en particular el cruce de Rafah y el futuro de los funcionarios en Gaza. Dentro de este esquema se encuentran también las demandas de Hamas para que la AP levante sus sanciones sobre Gaza, detenga los arrestos de agentes de Hamas en Cisjordania y ponga en alto la coordinación de seguridad con Israel.

La tensión y disputas entre la AP y Hamas alcanzaron un punto crítico en la conferencia de las facciones palestinas en El Cairo el 21 de noviembre, 2017 en la que representantes de los servicios de inteligencia egipcia se vieron obligados a ejercer toda su influencia para evitar que las conversaciones se desmoronaran. La AP insistió en que Hamas satisfaga primero la demanda de tamkin (es decir, permitir que el gobierno de consenso nacional de la AP, encabezado por Rami Hamdallah, ejerza plena autoridad en Gaza), en todos los ámbitos, incluyendo el área de seguridad. Los representantes de Hamas afirmaron que esto ya se había hecho y exigieron centrarse en otros asuntos, tales como la reforma de la OLP y la celebración de elecciones. En cuanto a la demanda de Hamas de que la AP levante sus sanciones sobre Gaza, la AP se opuso al uso del término “sanciones”. Finalmente, fue acordado que una delegación egipcia supervisara la entrega de autoridad. El miembro del Comité Ejecutivo de la OLP Ahmad Majdalani, intentó sacar a relucir el tema de las armas, pero las facciones rechazaron esta acción de primeras y detuvieron la discusión.[1]

La crisis entre Fatah y Hamas se vio fuertemente reflejada en una entrevista del Ministro de Asuntos Civiles de la AP Hussein Al-Sheikh, quien dijo: “Hasta ahora, Hamas no ha permitido que el gobierno [de la AP] gobierne [Gaza] en los temas administrativos, financieros o en los [niveles] de seguridad. El alcance de la autoridad de la AP en Gaza es solo del 5%”.[2] Un editorial en el diario de la AP Al-Hayat Al-Jadida también declaró que Hamas simplemente desea que la AP lo libere de su crisis económica y social y no tiene la intención de otorgarle ninguna autoridad genuina en el territorio de Gaza.[3] (Para una traducción de extractos del editorial, véase el Apéndice de este informe).

El subjefe del Consejo Legislativo Palestino (CLP), Ahmad Bahar, quien pertenece a Hamas, dijo: “El gobierno [de la AP] podrá ejercer su autoridad en Gaza solo después de que se levante el cerco a Gaza y se detenga la coordinación de seguridad de la Autoridad Palestina con Israel…[4] Estas condiciones hacen que la posibilidad de reconciliación sea aún más remota.

La firma del acuerdo de reconciliación en El Cairo (imagen: palinfo.com, 13 de octubre, 2017)

Este informe dará un repaso a las principales disputas entre Fatah/la AP y Hamas que impiden la reconciliación.

El punto principal de la contienda: las armas de las facciones palestinas, en particular las del ala militar de Hamas

El tema de las armas ha ensombrecido el proceso de reconciliación desde el mismo comienzo y destaca el alcance del desacuerdo entre las dos partes. Hamas afirma firmemente que el tema está más allá del debate, ya que sus armas están destinadas a ser utilizadas en contra de Israel. Por ejemplo, el jefe del buró político de Hamas Moussa Abu Marzouq, dijo en una entrevista con la agencia de noticias turca Andolu: “Hamas no aceptará bajo ninguna circunstancia negociar con Fatah sobre el armamento de su ala militar. Este tema nunca fue discutido en el pasado y no se discutirá en el futuro. Las armas de la resistencia están destinadas a la defensa del pueblo palestino y la resistencia no puede deponer sus armas mientras su tierra esté ocupada y su pueblo viva en el exilio”.[5]

En cuanto a la AP y Fatah, su postura sobre este tema es más compleja. El Presidente palestino Mahmoud ‘Abbas siempre ha insistido en que debe existir un solo gobierno, una ley y una sola fuerza armada. Otros funcionarios de la AP hicieron declaraciones contradictorias, algunos se oponían al desarme de Hamas y otros lo defendían. Entre los primeros estaban el funcionario de Fatah y ex-ministro de la AP Ahmad Ghneim, quien dijo: “Las armas de la resistencia deben ser consideradas como uno de los activos del pueblo palestino en la lucha contra la ocupación y no pertenecen exclusivamente a una facción u otra. Todos se aferran celosamente a estas armas y nunca aceptarán entregarlas o renunciar a ellas”.[6] El representante de Fatah en Belén ‘Awni Al-Mashni dijo, por igual: “Las armas del gobierno no son armas de liberación, sino que están destinadas a proteger la seguridad de la sociedad y no se encuentran en disputa. Por el contrario, las armas de las facciones están destinadas a ser armas de liberación nacional… Quien entregue sus armas y luego negocie infringe las leyes más básicas de la política, de que uno hable sobre armas, incluso si su impacto es pequeño, solo en las [etapas finales] de las negociaciones y no al principio”.[7]

Entre los defensores del desarme, que en las últimas semanas se escuchan cada vez más, se encontraba el funcionario de Fatah ‘Azzam Al-Ahmad, quien dijo al final de las conversaciones entre las dos partes: “Las armas palestinas deben ser una, independientemente de varios términos utilizados tales como ‘armas de la resistencia’, etc.[8] El ministro de Asuntos Civiles de la AP Hussein Al-Sheikh, dijo en su entrevista: “Ya no existirán las armas de las facciones”… No permitiremos armas en lo absoluto aparte de aquellas de una sola [fuerza] armada de la administración de la [AP]”.[9] El editorial de Al-Hayat Al-Jadida tomó un camino muy similar (véase el Apéndice).

La disputa por el tema de las autoridades, incluyendo el control en el área de seguridad

La disputa entre Fatah y Hamas se profundizó aún más sobre el tema del control en el área de seguridad. El Primer Ministro de la AP Rami Hamdallah aclaró que la AP no podía gobernar Gaza si no se le asignaba el control de la seguridad: “Los pasos fronterizos en la Franja [de Gaza] no podrán funcionar sin que [la AP esté a cargo del área de seguridad]. El gobierno no puede continuar [funcionando en Gaza] sin soluciones claras al problema de la seguridad”.[10]

Funcionarios de Hamas dijeron en respuesta que los comentarios de Hamdallah y el fracaso de la Autoridad Palestina en levantar las sanciones contra Gaza, indicaron una falta de voluntad por parte de la AP para implementar la reconciliación. El Ministerio del Interior de Hamas expresó desconcierto por las declaraciones de los funcionarios de la AP sobre los cruces fronterizos, diciendo que estos intentaban “eludir el mecanismo para implementar el proceso de reconciliación”.[11]

Tampoco la transferencia de otras autoridades tuvo un final sin problemas. Funcionarios de la AP y Fatah se quejaron de que algunos ministerios y organismos de Hamas se negaron a entregar el control a la AP. El Ministerio del Medio Ambiente, por ejemplo, retrasó el proceso y la Oficina de Registro de Tierras no fue entregada en lo absoluto debido a la negativa de su encabezado a renunciar a sus autoridades en Gaza.

El diario de la AP Al-Hayat Al-Jadida informó que las autoridades de Hamas dañaron el lugar arqueológico de Tel Al-Sakan al destruir la valla que se había construido a su alrededor para protegerlo y nivelar la zona y prohibieron al equipo arqueológico de la AP que entrara el lugar amenazando a sus miembros, aunque un tribunal de Gaza emitió una orden de restricción para detener las operaciones en el lugar luego de las protestas por los daños causados a esta.[12]

Mientras tanto, Fatah y Hamas acordaron, con el patrocinio egipcio, posponer el plazo para la transferencia total de las autoridades desde el 1 de diciembre, la fecha especificada en el acuerdo de reconciliación, hasta el 10 de diciembre.[13]

Hamas se opone al despido de funcionarios que este ha designado desde el 2007

El acuerdo de reconciliación establece que el gobierno de la AP establecerá, antes del 1 de febrero, 2018 un comité administrativo judicial para elaborar soluciones al problema de los funcionarios de Gaza. El problema es el pago de salarios a los funcionarios nombrados por Hamas durante la última década y, al mismo tiempo, hacer regresar a los empleados de la AP que dejaron sus puestos tras el golpe de Hamas en Gaza. En este contexto, el alto funcionario de Hamas Rohi Mushtaha, expresó las objeciones del movimiento al reemplazo de los funcionarios designados por Hamas a los designados por la AP y declaró que los empleados de Hamas “no serán destituidos ni despedidos”.[14] Cabe señalar que en este momento la AP no puede pagarle los salarios a unos 40,000 funcionarios nombrados por Hamas luego de su toma de Gaza.

La disputa sobre los pasos fronterizos 

También surgieron graves disputas entre la Autoridad Palestina y Hamas respecto al cruce fronterizo de Rafah. Los miembros de Fatah argumentaron que el cruce sería operado según el acuerdo de cruces del 2005, bajo el cual los observadores europeos estarían estacionados en los cruces. Según el alto funcionario de Fatah ‘Azzam Al-Ahmad, se acordó con Hamas que el cruce se abriría según el acuerdo del 2005, pero Hamas se retractó de su consentimiento.[15] El alto funcionario de Hamas Khalil Al-Hayya dijo en respuesta: “En el pasado rechazamos el acuerdo del cruce fronterizo de Rafah del 2005. Esto fue lo concluido con la AP hace dos años en el Líbano y esto está documentado en los resúmenes de las reuniones de Hamas con los representantes de la AP ‘Azzam Al-Ahmad, Hussein Al-Sheikh y Majed Faraj”.[16] Cabe señalar que el cruce de Rafah actualmente está cerrado, aunque según el acuerdo de reconciliación, debía haber sido abierto el 15 de noviembre.

La transferencia de la administración de los cruces a la AP estaba a punto de desmoronarse porque los representantes de la AP insistieron en que los miembros de Hamas, tanto civiles como militares, no permanezcan en los cruces, mientras que según Hamas esto constituye una violación del acuerdo. Ante las amenazas de renuncia del administrador de cruces de frontera Nizmi Mihana, los mediadores egipcios persuadieron al funcionario de Hamas Ghazi Hamad, quien está a cargo de los cruces fronterizos en Gaza, de cumplir con la demanda de la AP y entregar los cruces sin importar lo qué suceda. En respuesta, el aparato de seguridad de Hamas partió del cruce de Rafah y de los controles fronterizos cercano a los cruces Erez y Kerem Shalom, dejándolos en manos de representantes de la AP que venían con una mano de obra limitada: solo 70 empleados para administrar tres cruces fronterizos.[17] Como resultado, reinó el caos de seguridad y algunos de los residentes aprovecharon la situación para robarse equipos y vehículos.[18]

En reacción a estos eventos, el alto funcionario de Hamas Moussa Abu Marzouq dijo que la Autoridad Palestina no tenía ningún interés en cooperar con Hamas, sino solo en obtener el control exclusivo sobre Gaza y señaló: “La entrega del cruce de Rafah se llevó a cabo incorrectamente, no como fue acordado. Cualquier acuerdo que sea injusto y no respete lo acordado no tendrá éxito”.[19]

Caricatura en el diario de Hamas Al-Risalah: El Presidente de la AP ‘Abbas descansa en el clausurado cruce de Rafah (Al resalah.ps, 16 de noviembre, 2017).

Para ver el resto del despacho en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/hamas-fatah-reconciliation-at-impasse

*C. Jacob es compañero investigador en MEMRI.

[1] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), Al-Quds Al-Arabi (Londres), 23 de noviembre, 2017.

[2] Maannews.net, 25 de noviembre, 2017.

[3] Al-Hayat Al-Jadida (AP), 27 de noviembre, 2017.

[4] Palinfo.com, 24 de noviembre, 2017.

[5] Samanews.ps, 28 de septiembre, 2017, 19 de octubre, 2017.

[6] Maannews.net, 15 de octubre, 2017.

[7] Maannews.net, 10 de octubre, 2017.

[8] Maannews.net, 23 de noviembre, 2017.

[9] Maannews.net, 25 de noviembre, 2017.

[10] Palinfo.com, 6 de noviembre, 2017.

[11] Amad.ps, 7 de noviembre, 2017.

[12] Alquds.com, 4 de noviembre, 2017; Al-Hayat Al-Jadida (AP), 6 de noviembre, 2017.

[13] Al-Ayyam (AP), 30 de noviembre, 2017.

[14] Pssawa.com, 12 de octubre, 2017.

[15] Wafa.ps, 15 de noviembre, 2017.

[16] Palinfo.com, 16 de noviembre, 2017.

[17] Al-Akhbar (Líbano), 2 de noviembre, 2017.

[18] Al-Akhbar (Líbano), 2 de noviembre, 2017.

[19] Alquds.com, 1 de noviembre, 2017.

Compartir
Artículo anteriorPortal del gobierno ruso en Internet: Rusia y Egipto firman acuerdo que permite el uso compartido del espacio aéreo territorial y de bases militares
Artículo siguienteProyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) – Resumen del fin de semana
El Instituto de Investigación de Medios de Información del Medio Oriente (MEMRI) explora el Medio Oriente a través de los medios informativos de la región. MEMRI establece un puente entre el vacío idiomático existente entre Occidente y el Medio Oriente, proporcionando traducciones oportunas de los medios árabes, hebreos y farsi, así como un análisis genuino de las tendencias políticas, ideológicas, intelectuales, sociales, culturales y religiosas del Medio Oriente. Fundado en Febrero de 1998 para informar sobre el debate de la política estadounidense en el Medio Oriente, MEMRI es una organización 501 (c)3, independiente, no partidista, sin fines de lucro. MEMRI mantiene oficinas en Berlín, Londres y Jerusalén y traduce su material al inglés, alemán, italiano, francés, hebreo, español, turco y ruso.