El 17 de octubre, 2018 el Enviado de la ONU a Siria Staffan de Mistura anunció que dejará el cargo a fines de noviembre “por razones personales”, luego de servir en el cargo durante más de 4 años.[1] El anuncio fue bien recibido por el régimen sirio, que a lo largo de estos años ha frecuentemente expresado su descontento al desempeño de De Mistura.[2] En las últimas semanas, la tensión entre De Mistura y el régimen llegó a un nuevo tope ante los esfuerzos del enviado por formar un comité constitucional para Siria, de acuerdo a las decisiones tomadas en el Congreso Sochi de enero, 2018 y debido a la oposición del régimen a la participación de De Mistura en el nombramiento de algunos de los miembros del comité. Las tensas relaciones se manifestaron en la fría recepción que recibió el enviado durante su última visita a Damasco, en contundentes declaraciones que le hizo el canciller sirio Walid Al-Mu’allem y también en duras críticas contra este en la prensa siria. Entre los artículos críticos se destacó uno de ‘Ali Qassem, editor del diario Al-Thawra, quien acusó a De Mistura de apoyar el terrorismo e insinuó que Damasco incluso tomaría acciones legales en su contra.

De Mistura en una reunión con Al-Mu’allem (imagen: SANA, Siria, 24 de octubre, 2018)

Este informe revisa el historial de la actual tensión entre el régimen y De Mistura y presenta extractos de las declaraciones de Walid Al-Mu’allem en su reunión con el enviado, tal como fue informado en la prensa siria y del artículo de Ali Qassem.

Canciller sirio a De Mistura: la Constitución es un tema soberano sirio que debe ser decidido por el pueblo sirio sin intervención externa

Tal como se dijo, el descontento del régimen sirio con De Mistura aumentó recientemente debido a sus intensos esfuerzos por promover la formación de un comité constitucional, de conformidad con las decisiones tomadas en el Congreso de Diálogo Nacional Sirio, organizado por Rusia en Sochi el 30 de enero, 2018[3] y en la reunión del 14 de septiembre, 2018 en Ginebra entre representantes de Rusia, Turquía, Irán y el propio De Mistura.

El comité constitucional, definido en la declaración final de Sochi como comité “para la redacción de una reforma constitucional como contribución al arreglo político bajo los auspicios de la ONU de conformidad con la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad”[4] se compone de 150 miembros, divididos en tres grupos iguales que representan al régimen sirio, la oposición y la sociedad civil respectivamente. Además, 15 representantes de cada grupo formarán un comité central más pequeño. Se decidió además que la ONU, a través de De Mistura, se encargaría de seleccionar a los representantes de la sociedad civil.[5]

Luego del Congreso de Sochi, el régimen sirio criticó duramente sus resultados y especialmente el papel asignado a De Mistura en relación al comité constitucional[6] y presentó términos que desvirtuaron el significado del comité constitucional al mismo tiempo que actuaban para frustrar los esfuerzos del enviado de la ONU. Por ejemplo, el diario sirio pro-régimen Al-Watan informó que, a menos que se garantizara una mayoría en el comité, el régimen se negara a discutir la constitución en lo absoluto.[7]

La hostilidad del régimen hacia De Mistura fue especialmente evidente durante su visita a Damasco el 24 de octubre, 2018 durante la cual el canciller Walid Al-Mu’allem le informó que el régimen se oponía a su papel respecto al comité, diciendo: “La actividad del comité constitucional debe corresponder al principio establecido en la Carta de las Naciones Unidas, en las leyes internacionales y en las resoluciones del Consejo de Seguridad relativas a Siria, [el principio] de compromiso con la soberanía, independencia e integridad territorial de Siria y la unidad de su pueblo, solo el pueblo sirio tiene el derecho de decidir el futuro de su país. Todo el proceso debe ser dirigido por los sirios y debe ser su propiedad [exclusiva], ya que la Constitución y todo lo relacionado a ello son asuntos puramente soberanos que deben ser decididos por el pueblo sirio sin intervención externa, a través del cual ciertos elementos y estados intentan imponer su voluntad a los sirios”.[8]

Al día siguiente de la visita de De Mistura, el diario Al-Watan informó que, aunque el portavoz adjunto de la ONU había anunciado que la visita duraría varios días, en práctica solo duró varias horas e incluyó solo una reunión, con Al-Mu’allem. De acuerdo al diario, “esto puede reflejar el disgusto expresado por Damasco respecto a la tarea [de De Mistura] que pretende emprender respecto a [la composición de] la parte del comité constitucional que representa a la sociedad civil”. El diario agregó que el enviado “no se reunió con ningún [representantes de la sociedad civil] ni hizo ningún contacto con ellos, pero terminó apresuradamente su última visita a Damasco”.[9]

El 26 de octubre, 2 días después de su visita y su reunión con Al-Mu’allem, De Mistura le informó a la ONU en una sesión informativa de que el régimen sirio expresó su oposición a la participación de la ONU en la formación del comité.[10]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/syrian-regime-thwarts-de-mistura-efforts-to-form-constitutional-committee


[1] Reuters.com, 17 de octubre, 2018.

[2] Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1287 – Mientras la caída de Alepo al régimen de Assad parece asegurada, el régimen está seguro de su victoria y su futura influencia internacional y la oposición reconoce su derrota, 12 de diciembre, 2018.

[3] Mid.ru, 31 de enero, 2018.

[4] Un.org, 26 de octubre, 2018.

[5] Siria.noticias, 11 de septiembre, 2018.

[6] Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis – Régimen sirio luego del Congreso de Diálogo Nacional Sirio en Sochi: ‘El vencedor establece las condiciones y nosotros somos los vencedores’, 2 de abril, 2018.

[7] Al-Watan (Siria), 23 de octubre, 2018.

[8] SANA (Siria), 24 de octubre, 2018.

[9] Al-Watan (Siria), 25 de octubre, 2018.

[10] Un.org, 26 de octubre, 2018.