El 21 de abril, 2018 el diario francés Le Parisien publicó un manifiesto firmado por más de 250 figuras públicas francesas, incluyendo al ex-presidente Nicolas Sarkozy, el ex-primer ministro Manuel Valls y el famoso cantante Charles Aznavour, condenando el “nuevo antisemitismo” que el Islam radical lo está extendiendo en Francia. El manifiesto apareció aproximadamente un mes luego del asesinato de Mireille Knoll, una mujer judía sobreviviente del Holocausto de 85 años que murió apuñalada en su departamento de París y un año después de que otra mujer judía, Sarah Halimi, de 65 años, golpeada hasta morir en una calle de París. Ambos homicidios han sido reconocidos por las autoridades francesas como crímenes de odio antisemitas. El manifiesto, redactado por Philippe Val, el ex-editor del semanario satírico francés Charlie Hebdo, declaró que el Islam radical engendra una nueva forma de antisemitismo que ha llevado al asesinato de judíos y que el 10% de los judíos en el área de París, unas 50.000 personas abandonaron sus hogares recientemente porque se sentían amenazadas, lo cual constituye un caso de “limpieza étnica silente”. Por lo tanto, el manifiesto exigía que la institución musulmana declarara obsoletos los versículos del Corán que llaman a perseguir y a asesinar a judíos, cristianos y a otros no-musulmanes, así como también el Vaticano renunció a los textos antisemitas durante el siglo 20.[1] Cabe señalar que entre los firmantes del manifiesto se encuentran figuras musulmanas tales como el escritor argelino Boualem Sansal; el Muftí de la comunidad de las Islas Comores en Francia Mohamed ‘Ali Kacim; Hassen Chalghoumi, el imam de la mezquita Drancy en París y el bloguero palestino Waleed Al-Husseini.

El manifiesto provocó furiosas respuestas por parte de clérigos y escritores musulmanes en los medios de comunicación árabes. La institución religiosa musulmana rechazó su demanda de declarar ciertos versículos coránicos obsoletos y acusó a sus firmantes de ignorancia y racismo y de incitar a la islamofóbia. Entre estos críticos sobresalieron los miembros de la institución religiosa en Egipto, especialmente los miembros de Al-Azhar, quienes argumentaron que los firmantes del manifiesto no entendieron los versículos coránicos en cuestión, que se refieren solo a las circunstancias dentro del tema de defensa propia. El Corán, subrayaron, promueve la paz y no la guerra o la violencia. El jeque de Al-Azhar Ahmad Al-Tayeb, calificó las demandas del manifiesto como “insolentes” y agregó que “la falta de respeto por lo que es sagrado para los demás es una de las principales razones del terrorismo y del asesinato de inocentes”. El diputado de Al-Tayeb ‘Abbas Shouman, dijo que ni una sola letra del Corán puede ser declarada obsoleta y que quienquiera que lo exija puede “irse al infierno”. Los miembros de la autoridad del fatua de Egipto también atacaron el manifiesto y a quienes lo firmaron. En este contexto, vale la pena señalar que, en los últimos años, el régimen egipcio ha estado instando a Al-Azhar a actuar para reformar el discurso religioso purgándolo de mensajes e interpretaciones que conducen a la violencia y el terrorismo y que el incumplimiento de Al-Azhar a esta demanda ha llevado a crear un conflicto con la presidencia.[2]

Los artículos en los medios de comunicación árabes atacaron también el manifiesto, declarando que distorsiona la intención del Corán y puede conducir a una guerra religiosa. Algunos de los escritores recurrieron a afirmaciones antisemitas, llamando al manifiesto parte de un complot judío en contra del Islam y otros afirmaron que era parte de la guerra de los cruzados contra el Islam.

A continuación se muestra una traducción del manifiesto, seguido de extractos traducidos de lo respondido por la institución religiosa islámica, especialmente en Egipto y de escritores en los medios de comunicación árabes. El Apéndice presenta el texto original del manifiesto en francés, incluyendo la lista completa de firmantes.

El Manifiesto “Contra el Nuevo Antisemitismo” pide declarar obsoletos los versículos coránicos que fomentan la violencia hacia los no-musulmanes

La siguiente es una traducción del manifiesto, tal como fue publicado en el diario Le Parisien:[3]

“El antisemitismo no es tema de preocupación de los judíos, es un tema que nos concierne a todos. Los franceses, cuya madurez democrática ha sido probada luego de cada ataque islamista, están experimentando una trágica paradoja. Su país se ha convertido en un teatro del antisemitismo mortal. Este terrorismo se está esparciendo, provocando una condena popular y el silencio mediático que la reciente marcha silenciosa ayudó a romper.[4]

“Cuando el Primer Ministro [Emmanuel Macron] declara desde el podio de la Asamblea Nacional, ante el aplauso de todo el país, que ‘Francia sin los judíos ya no es Francia’, no es una bella declaración tranquilizadora, sino una advertencia solemne: Nuestra historia europea, particularmente la historia de Francia, está por razones geográficas, religiosas, filosóficas y legales, profundamente ligada a diversas culturas en las que el pensamiento judío es prominente. En nuestra historia más reciente, 11 judíos han sido asesinados y algunos de ellos torturados por radicales islamistas, porque eran judíos.

“Sin embargo, la denuncia de islamofóbia, que no es [sinónimo del] racismo antiárabe, que debería ser combatido, oscurece los datos [publicados por el Ministerio] del Interior francés [indicando que] los judíos franceses tienen 25 veces más probabilidades de ser atacados que sus compatriotas musulmanes. El 10% de los residentes judíos de Ile-de-France [el área de París], es decir, unas 50.000 personas, se vieron obligados a mudarse recientemente porque ya no se sentían seguros en algunas localidades, y porque sus hijos ya no podían asistir a una escuela estatal. Esto constituye la ya denominada limpieza étnica tranquila, en el país de Emile Zola y Clemenceau.

“¿Por qué el silencio? Porque la radicalización islamista y el antisemitismo que este transmite es considerado por algunos en las élites francesas nada más que una expresión de rebeldía social, a pesar de que el mismo fenómeno [del antisemitismo islámico] es observado en sociedades tan diferentes como las de Dinamarca, Afganistán, Mali o Alemania… [Es también] porque al antisemitismo antiguo de la extrema derecha se le une el antisemitismo de parte de la izquierda radical, que ha encontrado en el anti-sionismo un pretexto para hacer víctimas de la sociedad a los verdugos de los judíos. [Y] porque en los cálculos electorales de base, el voto musulmán es 10 veces mayor que el voto judío.

“Pero la marcha silenciosa de Mireille Knoll incluyó a imames que están conscientes de que el antisemitismo musulmán es la mayor amenaza en el siglo 21 para el Islam y para el mundo de paz y libertad en el que estos eligieron vivir. [Estos imames] están, para la mayoría, bajo protección policial, lo cual dice mucho sobre el terrorismo que los islamistas les imponen a los musulmanes en Francia.

“Por lo tanto, instamos a que los versículos coránicos que llaman a asesinar y castigar a judíos, cristianos y a no creyentes sean declarados obsoletos por las autoridades teológicas, así como también las inconsistencias de la Biblia y el antisemitismo católico fueron abolidas por el Concilio Vaticano II [en 1962- 1965] – para que ningún creyente pueda confiar en un texto sagrado y cometa un crimen.

“Tenemos la esperanza de que el Islam de Francia lidere el camino. Exigimos que la lucha contra la bancarrota democrática que es antisemitismo se convierta en una causa nacional antes de que sea demasiado tarde. Antes de que Francia ya no sea Francia”.

La institución religiosa islámica acusa a los firmantes del manifiesto de ignorancia, racismo e islamofóbia

 

Tal como se declaro, el manifiesto evocó furiosas respuestas de la institución religiosa islámica, incluso del instituto Al-Azhar, considerado como la más alta autoridad pan-islámica, así como también de la autoridad del fatua de Egipto (Dar Al-Ifta) y de otros clérigos musulmanes.[5] Rechazando el llamado a declarar obsoletos ciertos versículos del Corán, estos declararon que tales versículos eran en realidad pacíficos y solo pedían la guerra en casos de legítima defensa. Los firmantes del manifiesto dijeron, que eran simplemente ignorantes y que albergaban sentimientos racistas hacia los musulmanes.

Jeque de Al-Azhar: “La falta de respeto por lo sagrado para los demás es una de las principales razones del terrorismo”; Ni un solo versículo coránico pide el asesinato de judíos y cristianos

El Jeque de Al-Azhar Ahmad Al-Tayeb, abordó el manifiesto en un discurso el 5 de mayo, 2018 en Singapur, diciendo: “El debate sobre el asesinato en nombre de la religión, un fenómeno conocido actualmente como ‘terrorismo’, es largo y desalentador y una conferencia o varias no son suficientes para aclararlo”. Este agregó que las religiones son inocentes de los crímenes de terrorismo y ridiculizó la demanda en el manifiesto de “congelar”[6] los versículos coránicos diciendo: “No entiendo lo que quieren ustedes decir con ‘congelarlos’. Será ponerlos en el congelador?!”[7]

Al-Tayeb volvió a mencionar el manifiesto en un discurso en una conferencia que celebró Laylat Al-Qadr. Este lo describió como uno de los “frutos del modernismo” que pretende “eliminar la verdad suprema de la religión” y agregó que “la falta de respeto por lo que es sagrado para los demás es una de las principales razones del terrorismo y del asesinato de inocentes”.

Este afirmó además que, aunque el manifiesto contiene afirmaciones negativas sobre el Islam, la mayoría de ellas pueden ser pasadas por alto, excepto por el exigir que las autoridades religiosas islámicas declaren obsoletos ciertos versículos coránicos que supuestamente llaman a asesinar judíos, cristianos e incrédulos. Este aclaró que “el Corán no contiene ni un solo verso que llame a asesinar a judíos y cristianos, ni hay lugar para tal barbaridad y crueldad en ese libro”. Los versos que llaman a la lucha se aplican solo a casos de auto-defensa y sin aplicados a ataques por musulmanes y no-musulmanes, dijo. Mencionando el Corán en 2:256, que establece que “no existe coacción en la religión”, preguntó: “¿Por qué debería el Corán pedir el asesinato de judíos y cristianos? ¿Forzarlos a convertirse? ¿Cómo puede alguien razonable exigir tal cosa?” Este agregó: “Me entristece que algunos digan tales cosas sin darse cuenta de cuánta hostilidad y odio despiertan sus reclamos dentro de los corazones de billón y medio de musulmanes para quienes este libro es algo muy sagrado”.

Al-Tayeb explicó además que, desde los días de Mahoma, el Islam nunca consideró a los judíos como un grupo uniforme, sino que distinguía entre ellos a los justos y los malvados, así como también hoy distinguen entre el judaísmo y el sionismo. “La crítica a la entidad sionista no significa una crítica a los judíos y al judaísmo y el tema del antisemitismo es una mentira que continúa engañando a las naciones hasta el presente día”.[8]

Diputado Jeque de Al-Azhar: Los firmantes del manifiesto malinterpretan el Corán; al infierno con ellos

El diputado de Al-Tayeb ‘Abbas Shouman, arremetió contra el manifiesto en un publicado del 26 de abril en su página Facebook y escribió: “No a congelar ni una sola letra del Corán. Quien lo demande puede irse al infierno. La demanda de 300 figuras francesas para congelar los versículos coránicos que, ellos creen, llaman a asesinar a los no-musulmanes es injustificado e inaceptable… Traiciona la ignorancia absoluta de su parte, en el mejor de los casos. [El Corán] no contiene ni un solo verso que llame a asesinar a alguien que no haya cometido un crimen castigado con la muerte, tal como el asesinato premeditado o tomar las armas para luchar contra nosotros los [musulmanes]. No debemos culpar a los demás por malinterpretar los versículos o interpretarlos literalmente sin consultar las interpretaciones de los estudiosos [islámicos]. Los versos que ellos piensan llamar a asesinarlos son en realidad versos pacíficos, porque todos los versos bélicos se encuentran dentro del contexto de la agresión en contra de nosotros y no de la agresión [de nuestra parte] contra los demás. El principio [de defensa propia] no es impugnado ni siquiera por aquellos que llaman a congelar estos versos. Todas las religiones, e incluso las leyes creadas por el hombre, reconocen el derecho a la autodefensa y el derecho a defender su nación, su honor, etc. contra ataques de diversa índole. Incluso el mandamiento de Alá [Corán 8:60] de preparar fuerzas para aterrar al enemigo – ‘y prepara contra ellos todo lo que sea capaz de poderío y corceles de guerra con lo que atemorizaran al enemigo de Alá y a tu enemigo’ – es en realidad un verso pacífico, porque quienquiera que piense en luchar contra nosotros, cuando vea nuestro poderío, temerá enfrentarnos y se abstendrá de atacarnos y combatirnos y no combatiremos contra este mientras sea pacífico hacia nosotros. Armar y preparar fuerzas previene la guerra entre nosotros y ellos. Los firmantes del manifiesto deben entender correctamente el libro de Alá [antes de hacer exigencias], pero si confían en su propia comprensión errónea, entonces al infierno con ellos y sus exigencias”.[9]

En un discurso en una conferencia de Al-Azhar realizado el 28 de abril, 2018 Shouman repitió estas afirmaciones y aclaró que el Corán está libre de llamadas a la violencia: “Yo desafío al mundo entero: Que alguien me traiga un versículo coránico que incite a asesinar a otros… Al-Azhar no permitirá que nadie distorsione el Libro de Alá”.[10] REF?

Otros estudiosos de Al-Azhar: El Corán es santo y no debe ser tocado o cuestionado

La crítica al manifiesto también fue expresada por otros estudiosos de Al-Azhar y miembros de las instituciones religiosas egipcias. Un informe del 29 de abril en el diario egipcio Al-Yawm Al-Sabi’ citó a muchos jeques de Al-Azhar enfurecidos con el manifiesto, al verlo como violación a las santidades del Islam y a la libertad religiosa de los musulmanes. Por ejemplo, el Dr. Muhammad Al-Shahat Al-Gundi, miembro de la Academia de Al-Azhar para la Investigación Islámica, le dijo al diario que “el Corán es un libro sagrado y exaltado y está prohibido tocar, dañar, perjudicar o debatir sus pronunciamientos. Nadie puede violar [su santidad] ni hacer afirmaciones falsas de que algunos versículos coránicos incitan a la violencia o al terrorismo, porque estas son mentiras que ni siquiera deben debatirse. Las declaraciones del Corán no son tema de discusión o debate”. Este agregó: “Si Occidente no reconoce la religión y otras cosas [de ese tipo], entonces lo abordaremos en términos de derechos humanos y preguntamos: ¿es concebible infringir los derechos de millones de musulmanes y exigir congelar el Corán? ¿Es eso compatible con los derechos humanos? Las delegaciones de Al-Azhar deberían visitar otros países para discutir la exaltada naturaleza del Corán y la tolerancia y el patriotismo codificado en ello, y enfrentar las falsas afirmaciones hechas por figuras en Occidente con el objetivo de precipitar una nueva crisis dentro de las sociedades [occidentales]”.

El jeque Saleh ‘Abd Al-Hamid, miembro del Comité del Fatua de Al-Azhar dijo: “Nosotros en Al-Azhar, como todos los musulmanes que se preocupan profundamente por su religión, se mantendrán en guardia contra las demandas que escuchamos últimamente de congelar versos del honorable Corán”. Este agregó: “Nadie, ni ahora ni en el futuro, debería siquiera atreverse a discutir estas demandas que reflejan la ignorancia, el fanatismo y la interferencia en los principios de otras [religiones]… Le digo a [aquellos que las hicieron]: “Sus demandas son rechazadas de plano, porque traicionan su ignorancia y su odio oculto hacia el Islam y los musulmanes”.[11]

Organismo emisor del fatua en Egipto: La demanda de omitir versos coránicos es catalogada de “racismo despreciable”

El 24 de abril, el Observatorio Monitor de la Islamofobia, asociado al organismo emisor de fatuas de Egipto Dar Al-Ifta, emitió un comunicado denunciando el manifiesto y sus firmantes, el cual dijo: “El observatorio condena la llamada de Philippe Val, ex-editor de la revista satírica francesa Charlie Hebdo, a omitir versículos del Sagrado Corán que, según él, llaman a combatir contra judíos y cristianos y considera el llamado de [Val] como un racismo despreciable… El observatorio denuncia llamadas de este tipo realizadas periódicamente [en Francia], las cuales causan ataques contra los musulmanes y hostilidad hacia ellos, desencadenan conflictos y guerras entre compatriotas y refuerzan la opinión respaldada por algunos de que “Francia no es tierra para los musulmanes”, tal como dijo [la política francesa de derecha] Marion Marechal-Le Pen en el 2015…[12]

“El observatorio exige una respuesta firme contra las llamadas racistas [en el manifiesto]… y enfatiza que [el hecho de] permitir estas llamadas o simpatizar con estas alimenta la islamofóbia y [intensifica] el sentido de exclusión de las minorías musulmanas, desencadena una contra-reacción de radicalización [entre estas] y da lugar al terrorismo”.

El observatorio instó a todos los sectores de la sociedad francesa a “respetar la ley que garantiza los derechos religiosos y acentuar la libertad de religión” e instó a los organismos islámicos de Occidente a unirse, implementar las virtudes del Islam y cultivar el valor de la coexistencia con los no-musulmanes, respetando la ley y los principios de la fe y evitando el divisionismo y la discordia”.[13]

Khaled Omran, el secretario del muftí egipcio para asuntos del fatua, le dijo a los periodistas que el manifiesto refleja “el pensamiento extremista anti-islámico… no está asociado con el extremismo general que prevalece en el mundo. El mundo sufre del fenómeno de extremismo islámico, [pero] también existen extremistas hostiles al Islam”.

Cabe señalar que, durante el último Ramadán Khaled Al-Gundi, miembro del Consejo Supremo de Asuntos Islámicos del Ministerio de Dotaciones Religiosas de Egipto, habló en su programa de televisión sobre los versos bélicos aludidos en el manifiesto y repitió la afirmación de que estos versos son esencialmente defensivos. Por ejemplo, mencionando el Corán 8:39 – “Y combate contra ellos hasta que no exista fitna y [hasta] que la religión, toda, sea para Alá” – dijo que se refiere a una situación en la que los musulmanes han sido atacados. Pero los enemigos del Islam, que no conocen el árabe, utilizan su comprensión errónea de este verso para difamar al Islam, dijo.[14]

Para ver el resto del despacho en inglés junto al Apéndice que incluye El Manifiesto en francés y la lista de firmantes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/muslims-furious-over-french-manifesto-on-quran

*Y. Graff es compañero investigador en MEMRI.


[1] Tras la conclusión del Segundo Concilio Vaticano II, el 28 de octubre, 1965 el Papa Pablo VI leyó la “Declaración sobre la relación de la Iglesia con las religiones no-cristianas (Nostra Aetate)”. La declaración expresa respeto por otras religiones y llama al diálogo católico con estas. También rechaza la idea de que todos los judíos de la época, o los judíos de hoy, puedan ser acusados ​​de la crucifixión de Jesús, y deplora “todo odio, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo dirigidas en cualquier momento o de cualquier fuente contra los judíos” (catholicculture.org).

[2] Véase la serie de MEMRI Despacho Especial No. 6114 – Columnistas egipcios en referencia a la campaña de ‘Renovación del Discurso Religioso’ por parte del régimen de El-Sisi como una forma de combatir el terrorismo, 23 de julio, 2015; Investigación y Análisis No. 1326, En Egipto, Enfrentamientos entre la Institución de la Presidencia y la Institución Al-Azhar, 21 de agosto, 2017.

[3] Le Parisien (Francia), 21 de abril, 2018.

[4] La referencia es a marchas en memoria de Mireille Knoll celebradas el 28 de marzo, 2018 en París y en otras ciudades francesas. Theguardian.com, 28 de marzo, 2018.

[5] Al-Qaeda incluso llamó a asesinar al autor del manifiesto Philippe Val, por publicarlo. Véase el informe del PSATY de MEMRI -Medio de comunicación de Al-Qaeda amenaza al ex-editor de la revista satírica francesa Charlie Hebdo, 17 de mayo, 2018.

[6] En muchos informes en los medios de comunicación árabes sobre el manifiesto, su llamado a “declarar obsoletos” ciertos versículos coránicos fue traducido como una demanda de “congelar”, “omitir” o “revocarlos”.

[7] Al-Ahram (Egipto), 5 de mayo, 2018.

[8] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 11 de junio, 2018.

[9] Facebook.com/shoumanabbas, 26 de abril, 2018.

[10] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 29 de abril, 2018.

[11] Al-Yawm Al-Sabi’ (Egipto), 29 de abril, 2018.

[12] Marechal-Le Pen dijo esto en una entrevista el 21 de noviembre, 2015 a la revista de ideología derechista.

[13] Dar-alaifta.org, 24 de abril, 2018.

[14] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 3 de junio, 2018.