Enfrentados a la enorme presión de la coalición mundial y después de sus derrotas en el campo de batalla, recientemente han desertado numerosos combatientes del Estado Islámico (EIIS) que operaban en Siria e Irak. Algunos han regresado con sus familias en Siria e Irak. Otros, de países fuera del Medio Oriente, se han ido a otros países de la región o han regresado a sus países de origen.

Al principio, tomando una postura agresiva sobre este fenómeno, el EIIS realizo varios acercamientos a aquellos que se marcharon y les pidieron que regresen. Este dio a conocer videos donde los criticaban duramente, describiéndolos como desertores que abandonaron el frente en el momento más álgido de la campaña advirtiéndoles sobre el castigo que les espera en el más allá. En un video, un orador expresa asombro de que los miembros del EIIS puedan irse y regresar a los “países de incredulidad” de donde provienen que están más allá del control del EIIS. Uno de los videos implica que a los desertores se les considera que se encuentran entre aquellos que han negado su religión, suministrando una cita del Corán que condena a los que abandonan el Islam, que lee: “Oh tú que has creído, cualquiera de ustedes debe revertir su religión… [Corán 5:54]”. El mensaje transmitido es que aquellos combatientes han cometido un grave delito al abandonar la campaña. La expectativa era que estos combatirían hasta la muerte.

Sin embargo, varias semanas después, la organización suavizó su postura, aparentemente para no cortar por completo sus conexiones con quienes se marchan y asegurarse de que todavía tienen la opción de regresar a la comunidad o trabajar para el EIIS en una plaza diferente. Por lo tanto, un editorial en el semanario oficial del EIIS Al-Naba’ declaró que los que se fueron no deberían ser vistos como apóstatas, siempre y cuando no se haya probado que hayan transgredido los principios de la fe. Esta es un indicativo más de la falta de mano de obra del Estado Islámico, lo cual es evidente en un video publicado recientemente por la organización en el que se ve a mujeres participando en la lucha contra los kurdos en Siria. El video tiene como destino presionar a los hombres que no están dispuestos a tomar las armas.[1]

Lo siguiente es una revisión de algunas de las referencias más destacadas del EIIS al fenómeno de la deserción:

Agente del EIIS: los desertores quieren salvarse a sí mismos incluso a costa de perjudicar al Islam y el honor de la mujer

El 1 de febrero, 2018, la provincia Al-Khair (Deir Al-Zour, Siria) del EIIS publicó un video elogiando la firmeza de sus combatientes, cuyo mensaje principal es una condena a los combatientes que desertaron.[2]

Mientras comienza el video, el narrador dice: “Adherirse al camino recto es la gracia que Alá le concede a Sus creyentes. Ya que Alá, con su antigua sabiduría, sabe que existen aquellos que abandonarán Su religión, este les informó [a los creyentes] que esto no perjudicará a Alá en lo más mínimo, porque Él no los necesita, pero ellos si lo necesitan a Él y la fe a la que se han adherido no es más que la gracia que Él les otorga. [Tal como está escrito en el Corán 5:54]: ‘Oh, tú que has creído, cualquiera de ustedes debería reconvertirse al Islam – Alá traerá [en lugar de ellos] a un pueblo que Él amará y que lo amará a Él [que es] humilde hacia los creyentes, poderoso contra los incrédulos; se esfuerzan por la causa de Alá y no le temen a la culpa de ningún crítico…'”

Combatiente del EIIS reprende a aquellos que desertan del campo de batalla.

Luego, un combatiente del EIIS a quien se muestra sobre las ruinas de una de las fortalezas de la organización reprende a sus compañeros de armas que abandonaron la lucha: “Existen muchas razones para retirarse, aunque todas ellas provienen de enfermedades propicias del corazón. La lujuria y la duda. Puede ser que muchos de los que se retiraron prefirieron la vida en este mundo y aman los placeres y las delicias y odian la muerte. En lugar de mencionar la verdadera razón para retirarse, inventan excusas que ellos mismos saben que no son excusas religiosas legítimas, así que para justificar su retirada y su regreso a la tierra del politeísmo y el abandono a la tierra de los musulmanes. Es posible que algunos de ellos digan que se retiraron debido a la mala conducta de algún comandante o algún error cometido por un oficial superior. ¿Descubriste este error solo cuando el Estado [islámico] comenzó a encogerse y se vio a sí mismo en una situación difícil y no tienen más remedio que enfrentar cara a cara a los enemigos de Alá? Cada vez que un comandante se equivoca, ¿romperás tu juramento al imam de la tribu de Quraysh [es decir, tu promesa de lealtad al Líder del EIIS Abu Bakr Al-Baghdadi, quien es considerado descendiente directo del Profeta Mahoma], partirás hacia la tierra de los politeístas[3] y huirán de la batalla? ¿Quién decretó esto? Solo el diablo y sus ayudantes puede que decidan que hagan esto”.

El narrador continúa condenando a aquellos que se marcharon del territorio del EIIS por “las tierras de la incredulidad” y dijo: “Hoy vemos los convoyes de los que están en retiro se han ido estableciendo de nuevo, ya que abandonan la comunidad musulmana con temor a los politeístas [es decir, aquellos que se establecen temen morir a manos de los infieles] y en busca de una vida que no alegra a los justos. A los crímenes de romper el juramento de lealtad y abandonar el campo de batalla muchos de ellos han agregado un viaje a las tierras de la incredulidad. Ellos son partidarios que calumnian al Estado Islámico, su camino, a sus comandantes y a sus soldados, solo para justificar su retirada y negativa de acudir en ayuda del Islam y defender a los musulmanes, después de descansar bajo su sombra por un tiempo y experimentar el sabor del honor cuando se encontraban entre sus soldados y disfrutando de la seguridad y el beneficio que proporciona y comer del tesoro musulmán”.

Mientras se oyen reproches, las fotografías de varios combatientes que desertaron aparecen en pantalla, entre ellos desertores que concedieron entrevistas en televisión y relataron sus experiencias como combatientes del EIIS. La fotografía que se destaca aquí en Barnouin. A diferencia de los otros miembros que se muestran aquí, Barnouin ocupó altos cargos en la organización y aún pudiera estar conectado a su círculo más cercano.[4]

Desertores del EIIS: combatientes comunes (izquierda) y Thomas Barnouin.

El combatiente filmado al fondo del edificio destruido reprende a los que se han marchado, diciendo que ambos perjudican la religión y el honor de la mujer: “Algunos de ellos … en su percepción [de que el Estado Islámico] está amenazado y que no tienen más remedio que librar el yihad y sacrificarse, prefirieron ir a las tierras de los politeístas y romper el juramento al imam de la tribu de Quraysh [Al-Baghdadi] y huir del yihad por el bien de Alá. Ellos imaginaron que el Estado [islámico] fue destruido y que cualquiera que pudiese saltar de su carruaje sería salvado, aunque al hacerlo profanaría [a la mujer] y dañaría la religión interrumpiendo el trabajo”.

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes, copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/islamic-states-struggle-prevent-desertion-and-win-back-those-who-have-left

*R. Green es director del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad en MEMRI


[1] Véase el informe del PSATY de MEMRI. Video del EIIS presenta a mujeres combatiendo en el frente de batalla, con el objetivo de motivar a los hombres a unirse a la debilitada organización, 20 de febrero, 2018.

[2] Telegram.me/ Wikalat Nashir News, 1 de febrero, 2018.

[3] El EIIS cree que cualquier territorio no retenido por la organización está en manos de los infieles.

[4] Barnouin, también conocido como Abu Ahmad Al-Faransi y Abu Omar Al-Madani, está siendo retenido por fuerzas kurdas del YPG en el noreste de Siria. Puede ser que su fotografía esté incluida en el video para crear la impresión de que desertó del EIIS. Sin embargo, existen razones para creer que Barnouin todavía está conectado a la organización y cerca de su liderazgo. Véase el informe del PSATY en MEMRI – Perfil del mejor ideólogo yihadista francés: Estudioso, autoridad religiosa, agente mediático y líder de la facción extremista dentro del EIIS, 14 de enero, 2018.