Introducción

En años recientes, Egipto ha experimentado una crisis económica muy severa. Esta crisis llegó a su punto crítico en el 2016, lo que provocó que el gobierno aceptara un plan de reforma del FMI que implicaba eliminar los subsidios e incrementar el costo de los bienes y servicios.[1] Como parte de las reformas, en junio, 2018 Egipto anunció aumentos en las tarifas de electricidad y agua, precios del combustible y tarifas de transporte público.

Las medidas de austeridad provocaron la ira de la población en Egipto. Los partidos, las fuerzas de oposición y los activistas en las redes sociales criticaron duramente al régimen, responsabilizándolo de la crisis y advirtieron que las medidas perjudicarían a la clase media y pudieran provocar disturbios y manifestaciones masivas. Estas advertencias fueron repetidas por periodistas egipcios dentro de todo el espectro político.

En un intento por suavizar el impacto de las medidas de austeridad, el gobierno egipcio anunció un aumento en los salarios para varios sectores, así como también una expansión de los beneficios sociales para los sectores de bajos ingresos. Además, lanzó una campaña mediática para explicar y justificar sus acciones, presentando datos económicos alentadores e instando al público a no prestarle atención a lo que calificó como rumores viciosos anti-gobierno los cuales son difundidos en las redes sociales.

Este informe dará un repaso a las furiosas reacciones de varios opositores y activistas sociales ante las medidas de austeridad del gobierno; los esfuerzos del régimen por refutar las críticas; y las advertencias de escritores egipcios sobre un posible empeoramiento de la situación.

El régimen egipcio impone y justifica medidas de austeridad, promueve signos de crecimiento

La crisis económica de Egipto se ha manifestado por una caída en la libra egipcia frente al dólar, un fuerte aumento en el costo de los servicios y de los productos básicos y una escasez de estos bienes, todo lo cual motivó al gobierno, en noviembre, 2016 a adoptar un plan de reforma elaborado junto al FMI. El plan incluyo recortes en el gasto público, la eliminación del subsidio para la gasolina de 95 octanos y la flotación de la libra egipcia.[2] En los meses siguientes, se informaron aumentos en las tarifas del transporte público, al igual que el aumento de los precios de los medicamentos y de los cigarrillos.[3]

Como parte de las reformas, en junio, 2018 el régimen egipcio aumentó las tarifas de electricidad y las tarifas del metro del Cairo y publicó aumentos adicionales en los precios del combustible, lo que provocó que las tarifas de los taxis se dispararan en un 20%.[4] Ese mismo mes, las tarifas del agua aumentaron por segunda vez en el 2018[5] y el parlamento incluso impuso impuestos para los expendios de comida callejeros.[6] Estas medidas fueron duramente criticadas, principalmente por elementos de la oposición egipcia que acusaron al régimen de aumentar la carga económica sobre el ciudadano de una manera que muy bien pudieran producir disturbios sociales.

En un intento por bloquear las críticas a las medidas de austeridad, el régimen egipcio aprobó resoluciones que benefician a los diversos sectores, como los aumentos salariales. Por ejemplo, el 23 de junio, 2018 el Presidente Al-Sisi aprobó incrementos salariales inusuales del 10% para los funcionarios del sector público y un aumento del 15% en los pagos a las pensiones militares.[7] Del mismo modo, el día en que se anunciaron los incrementos en los precios del combustible, la Ministra de Solidaridad Social Ghada Waly, declaró que 1.5 millones de familias serían agregadas al Programa de Protección Social para los sectores de bajos ingresos.[8] El Ministro de Finanzas Muhammad Maait también anunció un aumento en los beneficios a las pensiones en el área de la seguridad social, de 500 a 750 libras egipcias, para unos 3 millones de ciudadanos.[9]

Junto a estos pasos destinados a aliviar el impacto en los ciudadanos, el régimen reclutó a los más antiguos ministros para presentarle a los medios de comunicación con datos alentadores que indican un crecimiento, en un intento por justificar las reformas económicas. Los medios de comunicación del gobierno incluso publicaron artículos sobre el impacto positivo que las reformas habían logrado hasta ahora.[10]

En un discurso pronunciado el 3 de julio, 2018 en el parlamento, el Primer Ministro Mustafá Madbouly dijo: “Las duras medidas económicas adoptadas por el gobierno en el reciente período darán frutos en el próximo período, ya que el 85% del programa de reformas económicas ya ha sido implementado”. Dirigiéndose a los ciudadanos, dijo: “Dirijo desde aquí un mensaje verdadero y al ciudadano egipcio le [digo]: Ustedes han sufrido y soportado la carga en gran medida y yo deseo que sepan que lo peor ya ha quedado atrás y solo queda muy poco y los buenos resultados están por llegar, Alá que lega”.[11]

Unas cuatro semanas después, el Presidente Al-Sisi se unió a los intentos de defender la política económica del gobierno egipcio. En la Sexta Conferencia Nacional de la Juventud, celebrada el 29 de julio, 2018 en la Universidad del Cairo, dijo: “Sin unas medidas económicas firmes adoptadas por el gobierno, no hubiésemos podido controlar el servicio de la deuda [pública]… la economía de Egipto hubiese llegado a un punto crítico y todos hubieran sentido las consecuencias…”[12] Este añadió que Egipto se hallaba en la última etapa de superación de la crisis económica y que para el año 2020 estaría en una mejor situación. También prometió que las tarifas de los ferrocarriles no aumentaran hasta que los trenes y los sistemas ferroviarios estuvieran totalmente actualizados.[13]

El Centro de Apoyo a la Información y Decisión del Gobierno también se movilizó para contrarrestar las críticas a las medidas de austeridad, negó los llamados “rumores” sobre la intención de imponer nuevos impuestos y citó el anuncio del Ministerio de Finanzas que indicaba que desde el año 2016 no se habían creado nuevos impuestos en un intento por aliviar la carga sobre la población. El centro señaló además: “Todo lo que se propaga sobre este tema [de los inminentes nuevos impuestos] es un rumor sin ningún fundamento dirigido a enfurecer a la población”. El Centro pidió a los medios que averiguaran la credibilidad de la información antes de publicar rumores que, según dijo, confundirían al público y alentarían la ira entre los ciudadanos.[14]

Otra forma en que el régimen intentó silenciar las críticas fue mediante el alistamiento de la institución religiosa en sus esfuerzos informativos. Por ejemplo, el Ministro de Dotaciones Religiosas Muhammad Mukhtar Gum’a se refirió a la situación económica en declaraciones a la prensa tras su sermón de los viernes el 22 de julio, señalando que un gobernante tiene derecho de tomar medidas cuando estas sean necesarias para garantizar la supervisión de los mercados y detener los aumentos en los precios.[15]

“Al-Sisi continúa en el difícil camino de las reformas” – este persigue el cartel que apunta a la “Reforma Económica” – y no al que apunta a “Preservar su Popularidad” (Fuente: Al-Yawm Al-Sabi’, Egipto, 25 de junio, 2018)

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/reactions-in-egypt-to-government%27s-austerity-measures

*C. Meital es compañero investigador en MEMRI.


[1] Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1278 – Severa crisis económica de Egipto provoca duras críticas s la política económica del régimen junto a llamadas a derrocar al régimen el 11 de noviembre, 10 de noviembre, 2016.

[2] Un tipo de cambio flotante es un tipo de cambio en el que se permite que el valor de una moneda fluctúe en respuesta al mercado de divisas. La decisión de flotar la libra egipcia fue bien recibida por el FMI y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo. Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 3 de noviembre, 2016.

[3] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 22 de noviembre, 2017; Al-Quds Al-Arabi (Londres), 27 de marzo, 2017; rassd.com, 17 de enero, 2018.

[4] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), alarabiya.net, 17 de junio, 2018.

[5] Al-Shurouq (Egipto), 2 de junio, 2018.

[6] Al-Ahram (Egipto), 24 de junio, 2018.

[7] Al-Watan (Egipto), 23 de junio, 2018; Al-Ahram (Egipto), 24 de junio, 2018.

[8] Al-Ahram (Egipto), 18 de junio, 2018.

[9] Al-Ahram (Egipto), 20 de junio, 2018.

[10] Véase, por ejemplo, Al-Ahram (Egipto), 30 de mayo, 2018.

[11] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 19 de junio, 2018.

[12] Al-Yawm Al-Sabi’ (Egipto), 29 de julio, 2018.

[13] Al-Ahram (Egipto), 30 de julio, 2018.

[14] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 19 de junio, 2018.

[15] Rassd.com, 22 de junio, 2018.

Compartir
Artículo anteriorEditor de ‘Al-Sharq Al-Awsat’ Ghassan Charbel a los árabes: Aborden el tren del progreso, dejen de aferrarse a su pasado glorioso
Artículo siguienteExponiendo el antisemitismo y combatir contra el extremismo en el Medio Oriente
El Instituto de Investigación de Medios de Información del Medio Oriente (MEMRI) explora el Medio Oriente a través de los medios informativos de la región. MEMRI establece un puente entre el vacío idiomático existente entre Occidente y el Medio Oriente, proporcionando traducciones oportunas de los medios árabes, hebreos y farsi, así como un análisis genuino de las tendencias políticas, ideológicas, intelectuales, sociales, culturales y religiosas del Medio Oriente. Fundado en Febrero de 1998 para informar sobre el debate de la política estadounidense en el Medio Oriente, MEMRI es una organización 501 (c)3, independiente, no partidista, sin fines de lucro. MEMRI mantiene oficinas en Berlín, Londres y Jerusalén y traduce su material al inglés, alemán, italiano, francés, hebreo, español, turco y ruso.