En meses recientes, se han incrementado las tensiones entre el gobierno yemenita y la organización Hezbolá, acusado de apoyar y armar a los rebeldes houthis quienes a su vez están apoyados por Irán en Yemen. La tensión entre los dos bandos aumentó luego que una delegación Houthi visitara abiertamente el Líbano el 18 de agosto, 2018 y se reunió con el Secretario General de Hezbolá Hassan Nasrallah. Los informes de esta visita se unieron a muchos otros informes que informaron sobre el apoyo brindado por Hezbolá a los houthis a niveles retóricos, financieros y militares.

Elementos en el gobierno yemenita, así como también dentro de la coalición árabe liderada por Arabia Saudita que combate contra los houthis, han afirmando tener evidencias de que Hezbolá está involucrado en la guerra de Yemen y que sus agentes incluso han sido asesinados combatiendo junto a los houthis. En noviembre, 2017 el canciller de Arabia Saudita Adel Al-Jubeir, también acusó a Hezbolá de estar detrás del lanzamiento de un misil desde Yemen hacia Riad. Además, elementos del gobierno yemenita se enfurecieron cuando, en un discurso de junio, 2018 Nasrallah expresó su apoyo a los houthis y dijo que deseaba poder luchar junto a ellos. Respondiendo a las críticas, Nasrallah dijo “ni confirmó ni niego” que agentes de Hezbolá estuviesen presentes en Yemen.

Estos incidentes llevaron al gobierno yemenita a lanzar una campaña diplomática contra el apoyo de Hezbolá hacia los houthis, en el que el canciller de Yemen envió una carta de protesta a su homólogo libanés sobre este tema. El gobierno de Yemen acusó a Hezbolá de interferir en los asuntos del país y de incitar al derramamiento de sangre causado por los houthis en Yemen, al tiempo de subrayar que Hezbolá no estaba llevando a cabo la agenda del Líbano sino la agenda iraní. El gobierno también le exigió a la ONU que realizara una investigación sobre la participación de Hezbolá en la guerra de Yemen.

Partidarios de Hezbolá en Yemen (imagen: Noonpost.ord, 10 de septiembre de 2018)

Tras estos eventos, políticos y columnistas libaneses atacaron a Hezbolá y justificaron los reclamos de Yemen en contra de estos. Acusaron a la organización de servir a la agenda iraní, violar la soberanía del Líbano y de exponerla al peligro de sanciones. Cabe señalar que críticas similares son escuchadas en el Líbano sobre la participación de Hezbolá en Siria, Bahréin y en Marruecos.[1]

Críticas a Hezbolá también fueron expresadas en la prensa saudita, que acusó a la organización de violar la política de “disociación” de los conflictos regionales propugnados por el gobierno libanés.[2] Los artículos criticaron no solo a Hezbolá sino también a las autoridades libanesas por hacerse la vista gorda a su participación en Yemen y en hostilidades contra Arabia Saudita. Estos exigieron a las autoridades libanesas que eliminaran a Hezbolá de su entorno y amenazaron con que Arabia Saudita boicoteara a cualquier gobierno libanés que incorpore a Hezbolá dentro de sus filas.

Este informe reseña el apoyo de Hezbolá a los houthis en el Yemen y las críticas que esto ha provocado en el Yemen, Arabia Saudita y en el propio Líbano.

Cooperación Hezbolá-Houthi

Delegación Houthi recibida por Nasrallah en el Líbano

El 18 de agosto, 2018 una delegación en nombre de Ansar Allah, el movimiento Houthi en Yemen, visitó el Líbano y dos de sus miembros, ‘Abd Al-Malik Al-‘Ajri e Ibrahim Al-Dulaimi del buró político de Ansar Allah, se reunieron con Nasrallah.[3] La visita fue informada por el portavoz de los houthis Muhammad ‘Abd Al-Salam, en su cuenta Twitter.[4]

Reunión de Nasrallah con representantes Houthi (imagen: Newlebanon.info, 20 de agosto, 2018)

La visita, que suscitó críticas en el Líbano y en otros lugares, refleja una estrecha cooperación entre Hezbolá y los houthis, que ha continuado durante bastante tiempo, posiblemente desde el estallido de la guerra de Yemen. También ha habido informes de que los houthis están presentes en Dahiya, el bastión de Hezbolá al sur de Beirut y que se reunieron allí con el enviado de la ONU para el Yemen junto a otros elementos internacionales.[5] Además, los canales de televisión Houthi Al-Masira y Aden Live transmiten desde el Dahiya.[6]

Hezbolá provee a los houthis con tropas, entrenamiento, armas y drogas

El apoyo de Hezbolá a los houthis incluye la ayuda militar e incluso el envío de tropas para combatir en Yemen, tal como se desprende de numerosos informes, de declaraciones de funcionarios yemenitas y sauditas y de aseveraciones por parte de miembros de Hezbolá. En una entrevista en noviembre, 2017 con el canal de noticias CNN, el canciller de Arabia Saudita Adel Al-Jubeir, responsabilizó a Hezbolá por el lanzamiento de un misil iraní desde los territorios Houthi en Yemen hacia la capital saudita de Riad.[7] El personal militar yemenita y el portavoz de la coalición árabe Turki Al-Maliki, informaron en numerosas ocasiones que las tropas de Hezbolá están combatiendo y muriendo en Yemen. Por ejemplo, el 24 de junio, 2018 Al-Maliki dijo que 8 combatientes de Hezbolá resultaron muertos en Yemen camino a la región fronteriza de Arabia Saudita y agregaron que no fueron las primeras víctimas de Hezbolá en el país. Este afirmó que expertos iraníes también se encontraban presentes allí.[8] El portal de las fuerzas armadas de Yemen informó que los ataques aéreos de la coalición el 2 de agosto, 2018 habían provocado la muerte de dos expertos de Hezbolá “quienes se encontraban en una misión para entrenar y supervisar a militantes houthis”.[9] Fuentes militares yemeníes informaron el 8 de agosto que el agente de Hezbolá Kiyan Ashtar, había sido asesinado en el frente Al-Malahiz, al suroeste de la región fronteriza de Sa’da.[10] Los informes a principios de septiembre indicaron que Tareq Haidara (también conocido como Abu Haider), un alto agente de Hezbolá, había muerto en un ataque aéreo de la coalición mientras combatía junto a los houthis.[11]

Otros informes indican que Hezbolá también entrena y arma a los houthis. El diario saudita Al-Watan informó en febrero, 2018, citando a una fuente libanesa, que Hezbolá había incrementado sus ejercicios de entrenamiento a los combatientes houthis, instruyéndolos no solo en habilidades de combate sino también en la fabricación y uso de granadas, cargas explosivas y cohetes y que el entrenamiento fue realizado por expertos iraníes en Beirut.[12] Un comandante de Hezbolá le dijo al diario británico Financial Times: “Los houthis y Hezbolá han estado entrenando juntos durante los últimos 10 años. [Los houthis] entrenaron con nosotros en Irán y luego los entrenamos aquí [en el Líbano] y en Yemen… Somos una [organización] internacional y tenemos presencia en Siria, Palestina, Irak y Yemen. Estamos presentes dondequiera que los oprimidos nos necesiten. Hezbolá es una escuela para cualquiera que busque la libertad y quiera asistir [a esta escuela]”. Este añadió que 8 miembros de Hezbolá habían sido asesinados combatiendo en Yemen.[13] El portavoz de la coalición Turki Al-Maliki, dijo en noviembre, 2017 que “las milicias de Hezbolá están contrabandeando armas desde el Líbano hacia Siria y luego hacia Yemen a través de Irán”[14]

Además de participar en la lucha y proveer entrenamiento y armas, Hezbolá también sirve como enlace entre Irán y los houthis y financia a estos últimos con sistemas de comunicaciones e incluso con drogas. Según recientes informes en los medios de comunicación yemeníes, los fondos iraníes son transferidos a los houthis a través de Hezbolá, que los canaliza a través de compañías financieras yemeníes y libanesas, en lugar de los bancos.[15] Turki Al-Maliki dijo en julio que la coalición había destruido los sistemas de comunicaciones proporcionados a los houthis por Hezbolá y que Irán y Hezbolá de hecho financian a los houthis.[16] El 2 de agosto, las fuerzas de seguridad yemeníes en la ciudad de Ma’rib interceptaron un cargamento de medicamentos enviados desde Irán a través de Hezbolá a los houthis en Sana’a. El Ministro de Información yemenita Mu’ammar Al-Ariani, dijo que las drogas se encontraban disfrazadas en paquetes de café y agregó que “la ayuda iraní a los houthis no se limita a las armas de alto calibre y misiles balísticos, sino que también incluye drogas destinadas a lavarles el cerebro a sus miembros antes de enviarlos a combatir por el proyecto iraní en la región”.[17]

Nasrallah: No niego ni confirmo de que tenemos gente en Yemen

El apoyo de Hezbolá a los houthis también es manifestado en un apoyo político descarado por sus posturas y demandas. El Secretario General de Hezbolá Hassan Nasrallah se asegura de expresar su apoyo en casi todos los discursos y de castigar a Arabia Saudita, que encabeza la coalición árabe que los combate. En un discurso el 29 de junio, 2018 este expresó incluso su deseo de combatir junto a ellos, diciendo: “La batalla en la costa oeste [de Yemen] es otra lección que une los tremendos logros en el Líbano, Palestina y otros lugares. Me avergüenza no estar entre los combatientes en la costa oeste de Yemen. Siendo testigo de sus incesantes actos de heroísmo, yo sigo diciéndome: Desearía haber sido uno de sus combatientes, bajo su valiente comandante. Toda persona honorable en la faz de la tierra dice lo mismo… Esta campaña es una lección para Arabia Saudita y para los Emiratos Árabes Unidos, [mostrándoles] que se enfrentan a un pueblo que no se rendirá y es altamente fuerte y firme…”[18] Otros funcionarios de Hezbolá frecuentemente realizan también dichas declaraciones.

Cabe mencionar que, hasta la fecha, el alto liderazgo de Hezbolá no ha admitido tener tropas en Yemen. Nasrallah rechazó la afirmación del canciller saudita de que Hezbolá tuvo que ver con el lanzamiento del misil contra Riad y que combatientes de Hezbolá han sido asesinados en Yemen.[19] Sin embargo, en su discurso el 29 de julio, 2018 este tomó una táctica diferente cuando se opuso a negar o confirmar la presencia de combatientes de Hezbolá en Yemen, diciendo: “No niego ni confirmo que nuestro pueblo esté en Yemen, pero así tengamos tropas allí o no, los informes sobre los mártires de Hezbolá en Yemen son falsos”.[20] También debe mencionarse que Hezbolá habitualmente tuitea videos que documentan ataques contra las fuerzas de la coalición en Yemen.

Gobierno yemenita en protesta diplomática: Hezbolá es cómplice del derramamiento de sangre yemenita

La participación de Hezbolá en los combates en Yemen y su apoyo a los houthis enfureció al gobierno de Yemen, que presentó una protesta diplomática ante el gobierno del Líbano y afirmó que Hezbolá se había convertido en cómplice del derramamiento de sangre yemenita. Luego, pidió también una investigación al Consejo de Seguridad de la ONU.

De esta forma el 8 de julio, 2018 tras la muerte de ocho agentes de Hezbolá en Yemen y las declaraciones de Nasrallah sobre su deseo de combatir en Yemen, el canciller de Yemen Khaled Al-Yamani, le envió una severa carta de protesta a su homólogo libanés Gebran Bassil. La carta leía: “Hezbolá se ha desviado de sus relaciones fraternas y ha perjudicado las estrechas y estables relaciones entre la República de Yemen y su aliado libanés. Ha participado en el entrenamiento, planificación, incitación y apoyo de las milicias rebeldes houthis, que el 21 de septiembre, 2014 llevaron a cabo un golpe de estado contra las autoridades legítimas [yemeníes], se apoderaron de sus instituciones estatales, invadieron sus provincias y bajo amenaza de armas, forzaron a su régimen a llevar a cabo el plan de expansión de Irán”.

Este agregó: “El apoyo de Hezbolá a las milicias Houthi se ha abierto, [expresado] en declaraciones del Secretario General de Hezbolá Nasrallah, el 29 de junio, 2018 en el que incitó a [su audiencia] a luchar contra las fuerzas del gobierno yemenita y expresó su deseo junto al deseo de sus agentes, de luchar por los hombres de la rebelión y apoyar a las milicias houthis contra el régimen legítimo e internacionalmente reconocido [yemenita]. Esto fue una acción de injerencia brutal en los asuntos internos de Yemen y puede causar un gran daño a los intereses supremos de Yemen y a su seguridad nacional avivando las llamas de la guerra en la región…” Al-Yamani también exigió que el gobierno libanés frene el agresivo comportamiento de Hezbolá, de acuerdo a su política de “disociación”.[21]

En una entrevista 10 días después con el diario libanés Al-Nahar, Al-Yamani criticó duramente a Nasrallah y al comandante de las Fuerzas Qods del CGRI Qassem Soleimani, por su interferencia en los asuntos de los países árabes a través de sus milicias respaldadas por Irán. Este dijo que Hezbolá “no funciona de acuerdo a una agenda nacional libanesa pero, tal como dijo su Secretario General [Nasrallah], recibe instrucciones del Mandato del Jurisprudente en Teherán, recibe toda la ayuda de Irán y trabaja para proteger los intereses supremos vitales de Irán. El Líbano, la población [libanesa] y los elementos políticos y sociales [del Líbano]… entienden el peligro de la expansión iraní junto a su armamento terrorista en Yemen y [comprenden] el grado de participación de las milicias pertenecientes a Hezbolá en los países árabes, incluyendo a Yemen”.[22]

El 14 de julio, 2018 el Embajador de Yemen en los Estados Unidos y su representante en la ONU el Dr. Ahmed bin Mubarak le dijeron al diario Al-Sharq Al-Awsat: “El gobierno de Yemen tiene pruebas de que Hezbolá apoya a las milicias terroristas houthis de varias formas y lleva a cabo agendas iraníes destinadas a perjudicar a Yemen y a la región”.[23] Además, un funcionario de la cancillería en Yemen dijo el 29 de julio, que Hezbolá, que interfiere en los asuntos de Yemen, es “cómplice del derramamiento de sangre yemenita” y que lo lamentara. Al mismo tiempo, agregó que esto no afectara las fraternales relaciones entre el Líbano y Yemen.[24]

La visita de la delegación Houthi el 18 de agosto, 2018 al Líbano y la reunión con Nasrallah reavivaron las protestas del gobierno yemenita. La embajada yemení en Washington publicó un anuncio que declaraba: “La visita de la delegación Houthi al Líbano y su reunión con el Secretario General de las milicias de Hezbolá Hassan Nasrallah, constituyen una nueva prueba del papel que desempeña Hezbolá en la desestabilización de Yemen y prueba de su apoyo a los houthis”.[25]

Del mismo modo, el 26 de agosto, el gobierno yemenita exigió que el Consejo de Seguridad de la ONU investigue la interferencia de las milicias de Hezbolá en Yemen. Una carta transmitida por el representante de Yemen ante la ONU indicaba que Hezbolá le daba instrucciones a los houthis y trabajaba para frustrar las conversaciones entre Yemen y los houthis que el representante de la ONU en Yemen tenía intención de celebrar en Ginebra el mes entrante.[26]

El Ministro de Información de Yemen Mu’ammar Al-Ariani apeló al gobierno libanés y a su ministro de información para que respeten la política de disociación de conflictos. Este dijo: “Hezbolá, siendo parte del gobierno libanés, no se ha conformado con proveer ayuda logística en la forma de expertos y combatientes a las milicias houthis iraníes que operan en el Líbano; ha convertido al Dahiya en una plataforma para dirigir su máquina propagandística del golpe de estado en Yemen y por atacar y difamar a la coalición encabezada por los sauditas”. El Ministro de Información libanés Melhem Al-Riyashi aclaró: “El gobierno libanés está comprometido con la política de disociación a los conflictos” y expresó su oposición “por cualquier daño y prejuicio a un estado árabe o interferencia en sus asuntos internos”. Este añadió que le transmitiría la apelación de Al-Ariani al fiscal general libanés.[27]

Críticas en el Líbano a la interferencia de Hezbolá en Yemen: Este le sirve a la agenda iraní y es problemático para el Líbano

También en el Líbano fue criticada la interferencia de Hezbolá en Yemen. Por ejemplo, se informó que el canciller libanés Gebran Bassil escribió en una carta a su homólogo yemení en respuesta a la carta de protesta de este último: “La postura del gobierno libanés respecto a la crisis en Yemen no es necesariamente la misma que la postura de todos los elementos políticos en el Líbano” – señalando a Hezbolá. Bassil agregó que “el Líbano se disocia de disputas y guerras y no interfiere en los asuntos internos [de otros países], de acuerdo a sus propios intereses”.[28]

Primer ministro libanés Sa’d Al-Hariri: La interferencia de Hezbolá en Yemen solo causará problemas para el Líbano

El Primer Ministro libanés Sa’d Al-Hariri, quien encabeza la corriente Al-Mustaqbal y es cercano a Arabia Saudita, habló en contra de la interferencia de Hezbolá en Yemen, aunque parece ser que en los últimos días se está volviendo abiertamente menos crítico de Hezbolá debido a su esfuerzos por establecer un gobierno de unidad libanés con este. Al-Hariri le dijo al canal Euronews a fines de agosto, 2018: “Nosotros en el Líbano debemos analizar nuestros intereses nacionales; interferir en Yemen o en Siria solo le causará problemas al Líbano”. También dijo que, si los otros partidos en el Líbano tienen una postura diferente sobre el tema, los desacuerdos deben ser dejados de lado y la atención debe centrarse en el bien que podamos hacerle al país, a su economía y a las reformas.[29]

En noviembre, 2017 unos días después de que Arabia Saudita acusara a Hezbolá de lanzar un misil en dirección a Riad desde suelo yemenita, Al-Hariri dijo en una entrevista: “Lo que está sucediendo en la región es peligroso para el Líbano, particularmente porque estamos tomando posturas que exponen al Líbano a castigos y a las sanciones económicas. Sabemos que existen sanciones estadounidenses [contra Hezbolá], pero ¿cuál es nuestro interés como libaneses en agregarles sanciones árabes? Hoy vemos la interferencia de Hezbolá e Irán en Yemen y Bahréin como una carga insoportable para el Líbano… No estoy en contra de Hezbolá como organismo político y así es como debería ser, pero eso no significa que este deba destruir al Líbano. Los partidos políticos tienen permiso de operar en el Líbano y en el pasado tenían incluso más de lo que tienen hoy. Pero, ¿se les permite jugar un papel externo? ¿Es razonable que nosotros como libaneses, asumamos la responsabilidad de sus pecados?”[30]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/criticism-yemen-saudi-arabia-lebanon-over-hizbullahs-involvement-yemen-support-houthis

*C. Jacob es compañero investigador en MEMRI; H. Varulkar es Director de Investigaciones en MEMRI.


[1] Véase la serie de informes de MEMRI: Despacho Especial No. 7528 – Columnista libanés: Las acciones de Hezbolá en Marruecos son parte de su papel como herramienta de Irán, 18 de junio, 2018; Despacho Especial No. 7454 – Periodista libanés: Hezbolá se está asentando en Siria como parte del plan iraní para cambiar su demografía, 3 de mayo, 2018; Despacho Especial No. 6851 – Carta de 5 ex-presidentes libaneses y primeros ministros a la cumbre de la Liga Árabe transmiten su oposición a las armas de Hezbolá y su participación en Siria junto a la participación de Irán en el mundo árabe, 30 de marzo, 2017; Despacho Especial No. 6383 – Escritor libanés: Hezbolá ya no es una organización de resistencia, sino un ente ocupante y es objeto a ser resistido, 12 de abril, 2016; Investigación y Análisis No. 965 – Precedente en el mundo árabe: Bahréin agrega a Hezbolá a la lista de organizaciones terroristas, 7 de mayo, 2013.

[2] En agosto, 2011 mientras la crisis en Siria era debatida en el Consejo de Seguridad de la ONU, el Líbano, que en ese momento era miembro del Consejo de Seguridad y cuyo gobierno, encabezado por Najib Mikati, se encontraba dominado por partidarios del régimen sirio, tuvo que adoptar una postura oficial respecto a la crisis. El CSNU finalmente emitió una Declaración Presidencial condenando Siria, la cual fue aprobada por 14 de sus 15 miembros; el Líbano fue el único estado miembro que no apoyó la declaración y eligió en cambio “disociarse” del consenso. De esta manera, el Líbano evitó criticar a Siria mientras se abstenía de frustrar la condena. Desde ese entonces, los gobiernos libaneses han definido sistemáticamente su política como de “disociación” de la crisis siria y de otros conflictos en la región, incluyendo la de Arabia Saudita e Irán. Esta política permite que el Líbano evite adoptar una postura definitiva sobre estos conflictos y tapar la muy significativa brecha entre el bando pro-saudita en el Líbano, encabezado por Sa’d Al-Hariri y el bando pro-iraní, encabezado por Hezbolá. Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 842 – El papel de Siria en la conflagración del Líbano, 31 de mayo, 2012.

[3] Arabi21.com, 19 de agosto, 2018.

[4] Twitter.com/abdulsalamsalah, 18 de agosto, 2018.

[5] Al-Nahar (Líbano) 11 de octubre, 2017; aljazeera.net, 13 de octubre, 2017.

[6] Mirataljazeera.org, 18 de agosto, 2018.

[7] Edition.cnn.com, 6 de noviembre, 2018.

[8] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 26 de junio, 2018.

[9] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 4 de agosto, 2018.

[10] ‘Okaz (Arabia Saudita), 9 de julio, 2018.

[11] Janoubia.com, 2 de septiembre, 2018.

[12] Al-Watan (Arabia Saudita), 21 de febrero, 2018.

[13] Ft.com, 25 de septiembre, 2018.

[14] Al-Watan (Arabia Saudita), 6 de noviembre, 2017.

[15] Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 20 de agosto, 2018.

[16] Alarabiya.net, 9 de julio, 2018.

[17] Alarabiya.net, 2 de agosto, 2018.

[18] Al-Akhbar (Líbano), 30 de junio, 2018.

[19] Alahednews.com.lb, 10 de noviembre, 2017.

[20] Al-Akhbar (Líbano), 30 de junio, 2018.

[21] Elaph.com, 10 de julio, 2018.

[22] Al-Nahar (Líbano), 10 de julio, 2018.

[23] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 15 de julio, 2018.

[24] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 29 de julio, 2018.

[25] Alarabiya.net, 19 de agosto, 2018.

[26] Alarabiya.net, 26 de agosto, 2018.

[27] Al-Sharq Al-Awsat (Líbano), 1 de octubre, 2018.

[28] Al-Nahar (Líbano), 27 de julio, 2018.

[29] Euronews.com, 31 de agosto, 2018.

[30] Al-Mustaqbal (Líbano), 13 de noviembre, 2017.