Un artículo del líder del partido ruso liberal Yabloko Grigory Yavlinsky, titulado “El Estancamiento de Rusia en Siria” fue publicado en el portal de su partido el 13 de abril, 2017.[1] En su artículo, escrito luego del ataque químico a Khan Sheikhun y el ataque estadounidense en retaliación a la base aérea Shayrat, Yavlinksy criticó severamente la política de Putin en Siria. Este afirmó que Assad era impredecible y controlaba a Rusia más de lo que Rusia lo controlaba a él a pesar de la costosa inversión por parte de Rusia sobre el régimen sirio. Además, la política de Rusia la dejó sin aliados confiables en la región mientras ponía de lado a la administración Trump a la que Rusia había depositado tantas esperanzas.

Rusia, argumento Yavlinsky, tenía necesidades apremiantes internas y no podía sostener financieramente un atolladero en Siria, mientras simultáneamente se extendía a sí mismo de más en Ucrania, Libia y conducía una carrera armamentista con los estadounidenses. En total, la participación militar en Siria pronto se asemejaría a la tragedia de una participación de la Unión Soviética en Afganistán y si Rusia buscaba evitar recurrir a esa pesadilla esta tuvo que retirarse inmediatamente de Siria. Re-publicamos de nuevo el artículo de Yavlinsky:

Grigory Yavlinsky (Fuente: Moscowtimes.com)

Assad es quien está en control y no Rusia

“¿Cómo puede ser que aún no se entienda de que Siria es una trampa para Rusia? Rusia fue llevada a esta trampa siria por la estupidez de la política externa rusa y su estrecha y aventurera visión”. Cualquier otro paso dirigido a la escalada de las acciones militares por parte de Rusia en Siria sólo agrava nuestra situación. La suspensión del memorándum que prevé los mecanismos para evitar incidentes entre los Estados Unidos y Rusia en Siria significa que cualquier estupidez o accidente puede conducir ahora a una confrontación directa.

Contrario al sentido común, Rusia ha estado lidiando en el cómo proteger a Bashar Al-Assad. Putin simpatiza con el régimen de Assad y nuestro país, habiendo iniciado la guerra de su lado y el haber enviando su ejército a Siria se ha convertido en rehén de este régimen. Se ha puesto gran énfasis sobre el presidente sirio y en el preservar su poder. No obstante en realidad, Rusia no controla política o militarmente a Assad y no es Rusia la que determina las estrategias y tácticas de las operaciones militares y las maniobras políticas en Siria (en particular, en las negociaciones internas sirias).

También es imposible confiar en Assad. Además, el presidente sirio no controla totalmente la situación ni siquiera en los territorios bajo su control, sin mencionar las zonas de las operaciones militares. No obstante, el liderazgo ruso ha convertido a Assad en un símbolo de su política exterior y ahora no puede renunciar a su apoyo, incluso si sus crímenes arrastren a Rusia tras él hacia un vergonzoso vertedero. Se pudo conocer que Rusia no logra tampoco proteger efectivamente a Assad de los estadounidenses. Se ha hecho evidente luego de la destrucción realizada ayer por los estadounidenses a las bases de la fuerza aérea siria. El ataque estadounidense demostró que, si es necesario, estos harían lo que les venga en gana.

La asociación rusa con Turquía no es sólo frágil, sino que es parte de la trampa.

Resultado final: No existen verdaderos aliados regionales

“Además, la política de Rusia ha llevado también a la dependencia de las decisiones del extremadamente incoherente e inestable régimen turco. Todos los planes de una acción conjunta, todos los “puentes” con el régimen de Recep Tayyip Erdogan se derrumban, tal como podemos ver, en un instante y unilateralmente. Turquía apoya activamente a los Estados Unidos y se opone a Assad y a Rusia en la actual crisis siria.

“Irán ha proseguido en buscar naturalmente sus propios intereses y también ha alcanzado sus objetivos: Este firmemente ató a Rusia a sí mismo, envolvió a Rusia con otros bandos interesados e hizo de Rusia su herramienta”. Por cierto, no puede ser descartado por completo de que fue Irán que de alguna manera provocó el uso de armas químicas en Khan Sheikhun.

Israel, que tradicionalmente hace todo el esfuerzo por mantener buenas relaciones con Rusia, ha condenado duramente la utilización de armas químicas, mostrando sin lugar a dudas quién hizo todo esto apoyando el ataque estadounidense contra Siria. Esto era de esperarse. A Israel le preocupa mucho que Hezbolá le haya puesto manos a nuevas armas y que militantes chiitas hayan sido bien entrenados bajo la guía de instructores rusos. Además, luego de las incursiones aéreas israelíes sobre objetivos sirios y el haber citado al embajador israelí al Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, quedó claro que una crisis había surgido en las relaciones entre los dos países. Pero es mucho más difícil para la aviación rusa operar en la región sin la neutralidad de Israel.

Jordania y Arabia Saudita muy ciertamente también han apoyado las acciones de los Estados Unidos.

“Así que Rusia no posee aliados en la región”.

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/russia-syria-all-pain-and-no-gain

[1] Yabloko.ru, 13 de abril, 2017.

Compartir
Artículo anteriorCompañeros viajeros islámicos en camino al sectarismo y a los asesinatos en masa
Artículo siguienteReacciones al ataque terrorista de San Petersburgo
El Instituto de Investigación de Medios de Información del Medio Oriente (MEMRI) explora el Medio Oriente a través de los medios informativos de la región. MEMRI establece un puente entre el vacío idiomático existente entre Occidente y el Medio Oriente, proporcionando traducciones oportunas de los medios árabes, hebreos y farsi, así como un análisis genuino de las tendencias políticas, ideológicas, intelectuales, sociales, culturales y religiosas del Medio Oriente. Fundado en Febrero de 1998 para informar sobre el debate de la política estadounidense en el Medio Oriente, MEMRI es una organización 501 (c)3, independiente, no partidista, sin fines de lucro. MEMRI mantiene oficinas en Berlín, Londres y Jerusalén y traduce su material al inglés, alemán, italiano, francés, hebreo, español, turco y ruso.