Por: R. Green*

El siguiente informe es cortesía del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad en MEMRI (PSATY). Para información sobre como suscribirse al PSATY, haga clic aquí.

Las actividades militares del Estado Islámico en la “Provincia del Sinaí” ha atraído grandemente la atención global. En su guerra contra el régimen egipcio, el Estado Islámico (EIIS) ha logrado propinarle importantes golpes al mayor y mejor equipado ejército árabe y perturbar la economía egipcia. Este también logró llevar a cabo ataques que impactaron internacionalmente, tales como el derribo de un avión de pasajeros ruso. Sin embargo, el EIIS representa una filosofía global que va más allá de un conflicto militar puramente local. Esta organización libra una guerra total para hacer colapsar el orden existente y reemplazarlo por un orden político, social y religioso diferente. Para realizar esta visión en Egipto, el EIIS ha puesto su vista en el Sinaí y para establecerse allí, debe fomentar buenas relaciones con la población local y presentarse como una alternativa digna contrario al régimen.[1]

Establecerse a sí mismos en el Sinaí es ahora la acción más importante para el EIIS, ante sus derrotas y pérdida de territorio en sus principales frentes en Siria e Irak. Ganarse un punto de apoyo en el Sinaí le permitirá desarrollar la península como una alternativa al territorio perdido y como una puerta de entrada a Egipto y a África del Norte, así como también hacia Israel, Gaza, Jordania y Arabia Saudita.

Esta serie de artículos busca poner de lado la dimensión militar del EIIS en la Provincia del Sinaí y enfocarse en otros aspectos de sus actividades, es decir su actitud y conducta hacia los residentes locales.

La primera parte de la serie discutirá los lazos complejos entre la Provincia del Sinaí y los habitantes locales. Los líderes del EIIS en el Sinaí se esfuerzan por respetar a miembros de las tribus y representarse a sí mismos como una fuerza que protege a los residentes del Sinaí de las injusticias del gobierno egipcio. Tal diplomacia por parte de la organización es necesaria ya que existen tensiones entre el EIIS y los locales, en parte debido al hecho de que muchos miembros del EIIS provienen de fuera del Sinaí y también porque la organización desea imponer una cosmovisión diferente a la de los habitantes locales. Las relaciones también son tensas por las muchas ejecuciones y decapitaciones de locales que el EIIS sospecha ayudan a las fuerzas de seguridad.

La segunda parte de la serie discutirá los esfuerzos del EIIS por demostrar su control del territorio y hacer cumplir las leyes islámicas de acuerdo a su punto de vista. El EIIS considera ciertas áreas del norte del Sinaí como parte de su Califato islámico y argumenta que la ley islámica debe ser aplicada allí. La organización publicó recientemente un video mostrando a sus miembros haciendo cumplir la ley religiosa en la península. El video documenta a agentes del EIIS destruyendo aparatos de televisión, penalizando a traficantes de cigarrillos y drogas, persiguiendo a los sufíes y más; este destaca la relativa libertad de acción de la organización de una manera que avergüence al gobierno egipcio y represente a la Provincia del Sinaí en su control efectivo del territorio.

La tercera parte de la serie se centra en el intento del EIIS por difundir su cosmovisión religiosa entre los residentes locales e imponerles su ideología. La mayor parte de las actividades de la Provincia del Sinaí en este campo implican medidas en contra de la secta Sufí, que este representa como parte de su campaña para limpiar al Islam del politeísmo y la idolatría.

El EIIS Sinaí y las tribus locales

Los islamistas radicales comenzaron a operar en el Sinaí y a difundir la ideología salafista entre los residentes locales en los años 70 y 80. A comienzos del año 2000, grupos yihadistas comenzaron a operar células que fueron organizadas en la península bajo la organización paraguas denominada Al-Tawhid Wal-Jihad y llevaron a cabo grandes ataques a destinos turísticos, causando graves daños a la economía del Sinaí. Aunque el régimen egipcio logró eliminar a este grupo casi en su totalidad, después de la revolución del 2011 y la expulsión de Mubarak los yihadistas se aprovecharon de la inestabilidad en el país con el fin de establecer Ansar Bayt Al-Maqdis, el cual fue apoyado por los activistas liberados de las prisiones, las armas que fluyeron desde Libia y vínculos a los salafistas-yihadistas en Gaza. En el 2013, Ansar Bayt Al-Maqdis lanzó una guerra total contra el régimen egipcio y en el 2014 se unió al EIIS y juraron fidelidad a su líder Abu Bakr Al-Baghdadi.

Los yihadistas, por lo tanto, han estado activos en el Sinaí durante décadas. Incrustados en la población y bien familiarizados con su estructura social, estos están muy conscientes de la importancia de fomentar relaciones con los locales, muchos de los cuales son tribus beduinas, en sus áreas de operación en Rafah, Sheikh Zuweid y Al-‘Arish. El EIIS ve a la tribu no sólo como una fuente laboral y un elemento que pudiese ayudar o perjudicar a la organización, sino también como asignaturas a su “califato”, al igual que otros residentes en el Sinaí. En consecuencia, los activistas del EIIS Sinaí realizan esfuerzos propagandísticos dirigidos contra la población beduina y trabajan constantemente para profundizar los lazos con ellos. El EIIS posee una visión compleja de los residentes locales y tribus; su actitud hacia ellos es generalmente positiva, pero esto va acompañado del paternalismo, la coerción y actos cotidianos de agresión contra ellos.

Publicaciones oficiales del EIIS y los medios de comunicación sociales siempre señalan a los residentes de Sinaí de manera agradable y respetuosa. Elogian su adhesión al Islam y los valores fundamentales de la sociedad beduina y utilizan la ira de la población local ante las injusticias y fracasos del régimen para obtener el apoyo que el EIIS necesita para reclutar miembros hacia sus filas. Sin embargo, un examen más detenido revela tensiones entre la población local y el EIIS. Esto se debe al hecho de que muchos miembros del EIIS, incluyendo el actual “gobernador” de la provincia del Sinaí,[2] no son nativos del Sinaí[3] y también por el hecho de que la Provincia del Sinaí lucha contra el régimen egipcio sin tener en cuenta a la población local, e incluso está dispuesto a perjudicar su medio de vida con el fin de promover sus intereses y valores.

Otra fuente de tensión son las muchas ejecuciones de residentes locales bajo acusación de colaborar con los servicios de inteligencia egipcios o israelíes y otras fuerzas de seguridad. Cabe mencionar que el EIIS considera al régimen egipcio y a sus líderes, así como también a las fuerzas de seguridad egipcias como apóstatas. La organización hace hincapié en los residentes del Sinaí de que cualquiera que colabore con las autoridades egipcias, aunque sea en las labores más pequeñas, es considerado un traidor y es condenado a morir. Los agentes del EIIS tratan a sus sospechosos colaboradores con brutalidad sin vacilación, aunque están conscientes de que esto pudiera enfurecer a los locales y desencadenar querellas de sangre.

La tensión también es evidente en el tratamiento paternalista del EIIS hacia los miembros de las tribus. Un video recientemente publicado por el EIIS Sinaí, titulado “La Luz del Sharia”, reflejó claramente esta actitud condenando las tradiciones tribales y afirmando que basarse en estas como fuente de autoridad y arbitraje entre tribus es considerado como herejía.[4]

En días recientes la tensión entre el Sinaí beduino y el EIIS alcanzó su punto máximo cuando se produjeron enfrentamientos armados entre miembros de la tribu Tarabin y agentes del EIIS.

Lo siguiente son ejemplos de esta compleja actitud:[5]

Activistas del EIIS Sinaí preparando té alrededor de una fogata. Esta imagen pretende representar al EIIS en libertad de acción y movimiento en el Sinaí y mostrándoles a estos la realización de un estilo de vida beduino.

El gobernador de la Provincia Sinaí en relación con los ciudadanos locales del Sinaí: “La virilidad es su naturaleza y el honor su característica”

El gobernador del EIIS Sinaí Abu Hajar Al-Hashemi, demostró la actitud positiva y acogedora del grupo hacia los residentes del Sinaí en una entrevista en el boletín de noticias semanal del EIIS Al-Naba. Abu Hajar elogió al pueblo del Sinaí, afirmando que poseen hombría y honor – valores fundamentales en la sociedad beduina. Este agregó que sus combatientes defienden la reputación de los habitantes locales contra el régimen y los intentos del ejército por enlodarlos. Cuando se le preguntó si las autoridades egipcias han intentado reclutar a residentes del Sinaí a fin de establecer milicias para combatir al EIIS y del cómo sus hombres lidiaron con este fenómeno, Abu Hajar dijo: “En verdad, los residentes del Sinaí poseen una naturaleza única. La hombría es su predisposición natural y su honor es su carácter. El resentimiento y el distanciamiento a las obscenidades están muy dentro de su naturaleza. Así es como son en general y mucho más cuando la religión va por delante y estos la adoptan. Ellos fueron los mejores en la época pre-islámica de jahiliyya y son los mejores en el Islam si lo estudian adecuadamente. Incluso entre los [civiles locales] que no son nuestros hombres, no encontramos a ningún sahawat[6] [milicianos anti-EIIS] o espías, aparte de [individuos quienes son raros] como alguien de pelo blanco sobre un toro negro – y estos nosotros rápidamente los desarraigamos del lugar. Alabanzas a Alá, los muyahidín en el Sinaí lidian con cualquier iniciativa para establecer un sahwa decapitándolo rápidamente. No permitimos que ninguna hierba mala crezca y se ramifique.

“No dejaremos de mencionar que los mentirosos entre los oficiales y soldados del ejército apostata [el ejército egipcio] querían ennegrecer la reputación del pueblo del Sinaí a fin de encubrir su propia derrota y desastre al repetir la falsa afirmación de que las tribus del Sinaí están de parte de ellos. [Pero el hecho es que] ninguno de los hombres del Sinaí ha estado de parte de ellos, excepto el grupo de animales muertos. No pasará mucho tiempo hasta que los enviemos a unirse a sus hermanos [ya muertos] a quien Alá ya nos ha permitido alcanzar y a quienes le dimos una lección para los demás…”

Abu Hajar declaró que el EIIS Sinaí era el escudo protector de los civiles residentes del Sinaí y que sus hombres daban su vida por ellos. Este les pidió que se unieran a sus filas, diciendo: “Les decimos [a los apóstatas]: sangre por sangre, destrucción por destrucción. [Les damos] nuestros cuellos por sus cuellos. Juramos que mientras haya sangre en nuestras venas, los apóstatas [las fuerzas de seguridad egipcias] no los alcanzarán, juramos ante Alá que permaneceremos como un hueso atorado en la garganta de todos los apóstatas, e incluso nos alojaremos en sus pesadillas cuando duerman. Le aconsejamos [al pueblo del Sinaí] y a nosotros, que le teman a Alá y se aferren a la cuerda que le fue dada por Alá[7] y se unan a las bases del califato en la Provincia del Sinaí a fin de preparar religiosa y militarmente el cómo combatir contra los apóstatas bajo la estandarte del imam de la tribu quraysh [Abu Bakr Al-Baghdadi].[8] Ninguno de ellos debería morir sin jurar lealtad [a Al-Baghdadi]. Ninguno de ellos debe morir [sin combatir].[9] Yo por la presente les advierto de la propaganda de los hermanos apóstatas [queriendo decir la Hermandad Musulmana] y los fatuas emitidos por los clérigos tiranos [queriendo decir clérigos de la institución para los regimos árabes]. Esos [clérigos] no dejarán en paz a ningún hombre o mujer musulmán sin tratar de desviarlos de la religión islámica a la religión de los tiranos y del colectivo de los musulmanes a las sectas de los mal guiados, si es que estos son capaces de hacerlo. Estén firmes y sepan que la espada es el escudo”.[10]

Dirigiéndose a la población generalmente agradable del Sinaí

Los propagandistas del EIIS en las redes sociales han unido esfuerzos para fomentar buenas relaciones con los pobladores locales del Sinaí. Uno de estos propagandistas Abu Ubaidah Al-Muhajir, escribió en un canal de la plataforma pro-EIIS en Internet Telegram: “¿Quién defiende a los musulmanes en el Sinaí? ¿Por qué las tribus del Sinaí acogen a los combatientes del EIIS?… El EIIS es el que protege a los musulmanes en el Sinaí. Muchas operaciones contra los apóstatas fueron postergadas porque uno de los ciudadanos comunes a estos pasaba por el área del ataque. Es más, en uno de los casos un soldado del califato amenazó a una de estas personas con un arma y le obligó a bajarse del auto. Cuando el gobernador del EIIS se enteró de esto, ordenó que azotaran a este soldado en público en uno de los mercados y el tribunal islámico de la provincia del Sinaí ordenó el pago de 50.000 libras egipcias al hombre… Tal estado con tan altas aspiraciones – ¿cómo puede alguien no acogerlo y jurar lealtad a este para luchar por el bien de Alá?”[11]

El publicado se refiere a un incidente ocurrido hace un año, que refleja los esfuerzos del EIIS Sinaí por preservar su imagen como amistosa y justa hacia los residentes. En marzo del 2016, un combatiente del EIIS que manipulaba un obstáculo en la carretera obligó a un residente de la aldea Al-Barath al sur de Rafah a bajarse de su automóvil a punta de pistola. El incidente enfureció y ofendió a los habitantes locales y una semana más tarde, un grupo grande de hombres armados llegó al pueblo para poner las cosas en orden. Los hombres armados reunieron a los aldeanos y su comandante forzó al combatiente a disculparse con el residente. El comandante mandó entonces a azotar al soldado e informó al residente que la corte sharia de la Provincia del Sinaí había ordenado compensar al residente con la cantidad de 10.000 liras egipcias.[12]

Sin embargo, el tono adoptado hacia los residentes del Sinaí no siempre es el positivo. En otro publicado Abu Ubaidah escribió: “Un mensaje a los egipcios en general y a los residentes del Sinaí en particular: A la Provincia del Sinaí no le importa quienes la apoyan o se oponen a esta. [Sus hombres] permanecen leales al camino en dirección al Día del Juicio Final. El Mensajero de Alá dijo sobre ellos: ‘Salieron ilesos de sus oponentes o de aquellos que los abandonan’. No necesitan de su apoyo, este mensaje va dirigido a cualquiera que cuestione a los muyahidín en el Sinaí”.[13]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador:

https://www.memri.org/reports/isis-sinai-and-its-relations-local-population-%E2%80%93-part-i

*R. Green es director del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad en MEMRI.

[1] Para más información, véase “Nuevos Maestros de la Guerra Revolucionaria: El Movimiento Estatal Islámico (2002-2016)” por Craig Whiteside, Perspectivas sobre Terrorismo, Vol. 10, N° 4 (2016).

[2] El EIIS se ve a sí mismo como el propio estado y por consiguiente se divide en unidades geográficas conocidas como wilayat (provincias). Cada provincia está dirigida por un “gobernador” quien está a cargo de varios consejos y departamentos responsables de las actividades militares, los medios de comunicación, la seguridad interna, predica, relaciones exteriores, ingresos, justicia, etc.

[3] El anterior líder del EIIS Sinaí Abu Duaa ‘Al-Ansari, asesinado en el verano, 2016 era oriundo local del Sinaí, a juzgar por su apodo Al-Ansari. (En el Islam primitivo, el término ansar, que significa “partidario”, le fue dado a los residentes de Al-Madinah que apoyaban al Profeta Mahona, mientras que los que vinieron con él fueron llamados “migrantes” muhajirun. En el lenguaje yihadista actual el nombre Al-Ansari designa por lo tanto a un combatiente local, a diferencia de los combatientes extranjeros, que a menudo utilizaban el apodo Al-Muhajir). La identidad y el origen del gobernador actual Abu Hajar Al-Hashemi, son desconocidos. El portal de noticias Al-Bawaba informó que Al-Hashemi es palestino, mientras que el portal de los Emiratos Árabes Unidos 24.ae afirma que es un iraquí que sirvió como oficial en el ejército de Saddam Hussein y fue uno de los primeros miembros de Al-Tawhid Wal-Jihad en Irak – el antecesor del EIIS. Albawabhnews.com, 3 de enero, 2017; 24.ae, 26 de diciembre, 2016.

[4] El video “La Luz del Sharia” presenta los esfuerzos del EIIS en hacer cumplir la ley islámica y su visión del mundo sobre los habitantes del Sinaí. Esta será discutida en las próximas partes de esta serie. Telegram.me/Wikalat Nasher News, 29 de marzo, 2017.

[5] Para más información sobre los vínculos del EIIS Sinaí con la población local, véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1201, el EIIS en el Sinaí incrementa presión militar y propaganda en Egipto, 8 de noviembre, 2015.

[6] Sahawat – término peyorativo del EIIS para las milicias sunitas que luchan contra ellos. Nombrado en honor al movimiento el “Despertar” de las tribus iraquíes que lucharon contra el EIIS en la década anterior.

[7] Una referencia al Corán 3:103, que llama a la unidad musulmana: “Y aférrense firmemente a la soga de Alá todos juntos y no se dividan”.

[8] El nombre completo del líder del EIIS es Abu Bakr Al-Baghdadi Al-Husseini Al-Qurayshi – un nombre que refleja la afirmación de Al-Baghdadi de que es descendiente del Profeta Mahoma.

[9] Una referencia a un hadith que declara que “cualquiera que muera sin emprender el yihad o piense en ello, ha muerto sobre la rama de la hipocresía [Sahih Muslim 3533]”. Queriendo decir de que aquellos que se sientan en casa y no se unen a la batalla son unos hipócritas (munafiqeen).

[10] Al-Naba’ 60, 12 de diciembre, 2016; pág. 8-9.

[11] Telegram.me/Misr Al-Muhtalah, 5 de enero, 2017.

[12] Twitter.com/newsinai24, 13 de marzo, 2017.

[13] Telegram.me/’Ajel min Sinaa’, 2 de febrero, 2017.

Compartir
Artículo anteriorMP ruso: Limpien nuestras calles de LGBTs y de liberales, envíen a los drogadictos a los ‘campos de trabajo médicos’
Artículo siguienteProyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) Resumen del fin de semana
El Instituto de Investigación de Medios de Información del Medio Oriente (MEMRI) explora el Medio Oriente a través de los medios informativos de la región. MEMRI establece un puente entre el vacío idiomático existente entre Occidente y el Medio Oriente, proporcionando traducciones oportunas de los medios árabes, hebreos y farsi, así como un análisis genuino de las tendencias políticas, ideológicas, intelectuales, sociales, culturales y religiosas del Medio Oriente. Fundado en Febrero de 1998 para informar sobre el debate de la política estadounidense en el Medio Oriente, MEMRI es una organización 501 (c)3, independiente, no partidista, sin fines de lucro. MEMRI mantiene oficinas en Berlín, Londres y Jerusalén y traduce su material al inglés, alemán, italiano, francés, hebreo, español, turco y ruso.