En su columna del 27 de marzo, 2017 en inglés en el diario turco Yeni Safak (“Nuevo Amanecer”), el editor en jefe del diario Ibrahim Karagul pidió a Turquía que deje de luchar contra los enemigos de Occidente, presumiblemente el Estado Islámico (EIIS) y adquiera todo tipo de armas, incluidas las nucleares. El diario es notorio por su contenido incendiario dirigido a las minorías y figuras de la oposición y en inventar material para sus historias.[1]

En su columna titulada “¿El Por qué de un Ataque de los Cruzados?, Ellos Conocen Anatolia, Esta Última Fortaleza, Estropeará el Juego” Karagul critica en repetidas ocasiones al “mundo occidental” y al “Occidente cruzado”, pero se centra claramente en las acciones de los gobiernos de la Europa Occidental, incluyendo permitir el activismo pro-PKK y su represión contra la propaganda del partido gobernante turco AKP. Estados Unidos nunca es mencionado, pero “Alemania y los países del eje alemán” si lo son.

Karagul ve a Occidente como ambos, débil y agresivo contra las potencias no occidentales. Un “eje atlántico” que ya no es capaz de controlar el mundo es contrastado con sus adversarios: “No sólo Turquía, sino el mundo musulmán que llega hasta la costa del Pacífico, Rusia, China, América Latina, África Central, Sur y Sudeste Asiático los cuales se encuentran fuera de la región atlántica, puede que tengan que hacerle frente a esta nueva locura”.

Enfocándose en el referéndum turco del 16 de abril lo cual le otorgaría al Presidente Erdogan amplios poderes, Karagul pide después un cambio esencial en la política exterior de Turquía. En una referencia relativamente clara al Estado Islámico, este dice que “primero debemos dejar de lado la lucha contra lo que sea que Occidente haya declarado una amenaza, ya sea una organización u otra cosa”.

El segundo cambio post-referéndum que este propone es dejar de ayudar a Occidente al dejar de ser la “guardia de fronteras de Europa, el equipo antiterrorista o fuerza de prevención de refugiados” y el alcanzar “un estado extraordinario para ser adecuado en todo tipo de defensa, incluyendo las armas nucleares”.

A continuación la columna, en su inglés original:

Luego del 16 de abril, Turquía tiene la obligación de iniciar una nueva lucha por su existencia. Esta debe redefinir su filosofía fundadora, su solidaridad social, sus planes relacionados con la región, su adhesión a la UE, la interpretación de su identidad histórica, las prioridades políticas y los planes futuros y realizar un cambio radical.

Esta tiene que poner sobre la mesa sus relaciones internacionales en su totalidad y renovar por completo sus definiciones a amenazas. Necesita comenzar a cuestionar en profundidad sus alianzas y asociaciones, aunque estas acciones lastimen. Necesita restablecerse a sí mismo, redefinir Turquía y trazar la hoja de ruta para un plan futuro esencial en su forma más clara.

La carga de la historia está nuevamente sobre nuestros hombros

“La historia ha regresado. Esa misión, esa solidificación, ese enfrentamiento ha vuelto de nuevo nos guste o no, la región, nuestra identidad civil y el estado de reforma del mundo nos está obligando a ello”. Con el regreso de la historia, el destino ha agobiado a nuestra nación una vez más con una carga pesada de responsabilidad histórica.

“Aquellos que no somos nosotros están formando otros frentes, están estableciendo otras alianzas e identificando nuevos enemigos, están llevando a cabo un plan de siglos contra nosotros y nuestra región hoy día”. El mundo occidental está estableciendo una nueva línea sobre Turquía en la frontera europea, erigiendo gruesos muros que nos dejan a la intemperie.

Las naciones fundadoras están entrando al escenario

No sólo somos nosotros, todos los actores, naciones fundadoras que han cambiado la historia de la humanidad están regresando a su pasado. Están dejando de lado las asociaciones supranacionales y están trayendo sus estanterías repletas de polvo con las carpetas que contienen sus antiguos planes.

Si bien la red de relaciones, a la que llamamos el sistema mundial y que ahora se ha vuelto un caos, está siendo remodelada, las separaciones se destacan más que las asociaciones y los conflictos más que la reconciliación. No solo Turquía sino que todos los países están tratando de determinar su posición en este mundo pro-conflicto y pro-confrontación según los nuevos centros que serán formados.

El mundo occidental es ahora viejo y ha entrado en un período de estancamiento. No es tan fuerte y determinante como lo fue tras las dos guerras mundiales. Nuevos centros y nuevos poderes han ganado prominencia. Es por eso que un enfrentamiento en la reforma del mapa del poder es tan difícil. Este es el por qué es mucho más peligroso. El eje Atlántico ya no podrá determinar el futuro del mundo por sí mismo.

El lunático nuevo estado de Occidente es una amenaza para todo el planeta

“El peligro es que esto va a darle a Occidente un terrible rencor y agresividad”. No sólo Turquía, sino al mundo musulmán que alcanza a la costa del Pacífico, Rusia, China, América Latina, África Central, el sur de Asia y el Sudeste Asiático que están fuera de la región del Atlántico, puede ser que tengan que hacer frente a esta nueva locura. El futuro del mundo puede ser moldeado a través de la diferenciación entre Oriente y Occidente.

Es necesario observar la totalidad de este cuadro mientras discutimos la lucha de Turquía y los nuevos ataques occidentales dirigidos a Turquía. Si no, la determinación de una postura para Turquía basada únicamente en las posiciones dentro del país es indicación de una terrible ceguera.

Sabemos por qué están alarmados por el 16 de abril

¿Por qué el 16 de abril alarmó tanto a Alemania y a los países en el eje alemán? Por qué han comenzado a recurrir a la forma más horrible de enemistad y maldad? ¿Por qué han cambiado abiertamente sus relaciones de Turquía a las organizaciones terroristas? ¿Por qué han declarado terroristas salvajes a los que han llevado a cabo nuestras masacres como sus socios?

¿Por qué han tomado protegido a los que participaron en un ataque severo como el del 15 de julio[2]? ¿Por qué tratan de poner a Turquía de rodillas con ataques y operaciones posteriores? ¿Y por qué Europa ha iniciado una movilización del tipo cruzada contra Turquía?

La respuesta es que mientras Turquía permanezca en pie, no podrán invadir fácilmente la región. No podrán dividirla ni compartirla” Cuanto más fuerte sea Turquía, más se fortalece y más le dice algo a la región. Sus manos se debilitarán y no podrán hacer lo que les plazca en nuestros países y ciudades. Por eso, todos juntos, comenzaron un ataque contra Turquía.

Ellos saben que el último bastión de Anatolia resistirá

Ellos saben que Anatolia resistirá como lo hizo durante las cruzadas, saben que este país resistirá como en Çanakkale.[3] Estos están atacando desde todos los frentes para debilitar la fortaleza del más fuerte y poderoso. A medida que hacen esto, no les importa que los llamemos cruzados y racistas. Estos no dudan en formar alianzas abiertas con organizaciones terroristas.

Turquía debe pasar el umbral del 16 de abril. Esto no es un tema de política interior, es un tema relacionado con un movimiento histórico que ha estado en marcha durante siglos. Tenemos que pasar este umbral para Turquía con el fin de re-establecerse a sí misma y por un nuevo comienzo para que el siglo XXI no sea desperdiciado. Ellos lo saben muy bien y tratan de evitarlo, pero nuestra ceguera política aún no lo entiende.

Debemos dejar de luchar contra sus enemigos

 

Existe un plan histórico importante detrás de los despreciables ataques que vemos en Alemania, Holanda, Suiza y en casi toda Europa. La enemistad hacia Turquía, que estos comenzaron por encima de la enemistad hacia el Islam, no se limita solo a las elecciones. No mejorara después de las elecciones. Debemos prepararnos de acuerdo a esta nueva situación.

Después del 16 de abril, necesitamos tomar una decisión radical sobre otros dos temas: Primero debemos dejar de lado la lucha contra lo que sea Occidente haya declarado como amenaza, sea esta una organización o algo diferente.

Debemos activar la región y establecer islas de resistencia

Nosotros no tenemos que desperdiciar nuestras fuerzas sobre sus enemigos mientras que estos financistas del terrorismo invaden nuestro país y ciudades a través de organizaciones terroristas. No deberíamos centrarnos en nuestras propias prioridades y nuestras propias definiciones a las amenazas. No somos los guardias fronterizos de Europa, la fuerza preventiva de los refugiados y ya no deberíamos actuar como tales.

“Turquía está obligada a activar a todos aquellos a los que pueden alcanzar en su propia región, a tantos países, comunidades e individuos como pueda, con el fin de activarlos en forma de una movilización magnifica y formar islas de resistencia”. Mientras hace todo esto, es necesario llegar a un estado extraordinario a fin de adecuar en todos los tipo de defensa, incluyendo las armas nucleares.

Esperen, todo el infierno se les viene encima

Por supuesto, mientras hacemos esto, también observaremos atentamente la lucha entre aquellos que formaron el frente cruzado y las grandes crisis que ellos están atravesando con otros centros de poder, porque ahí es donde el verdadero infierno se desatará.

Ellos pudieran seguir atacando a Turquía, pudieran seguir activando a Occidente en contra de Turquía, estos pudieran tratar de formar un nuevo enemigo y un nuevo temor, pero sabemos que la gran explosión será una vez más la propia guerra civil de Occidente. Esta se desarrollará como el choque del centro Atlántico con otros centros de poder.

Si la historia ha dado un giro, esta lo ha hecho para todos, para cada país y nación. Ellos se enfrentarán exactamente a lo que nosotros estamos enfrentando.

En esta gran pelea, tenemos una palabra para aquellos que encuentran peligrosas las duras palabras y esencial postura del Presidente Recep Tayyip Erdoğan: Esta es la primera vez que algo se dice en este país después de un siglo. Nunca habrá espacio para el débil en el nuevo enfrentamiento multi-frente global.

De ahora en adelante, ustedes solo aceptarán la esclavitud. Y eso si se lo conceden”.

[1] “¿Están los líderes turcos mal informados sobre su propia historia?” Almonitor.com, 21 de octubre, 2016.

[2] Referencia al fallido golpe de estado del 15 de julio, 2016.

[3] Referencia a la resistencia del ejército turco otomano contra los aliados occidentales durante la campaña de Gallipoli de 1915.