El 27 de febrero, 2017 luego de que el Estado Islámico (EIIS) en el Sinaí disparó tres cohetes Grad hacia la ciudad israelí de Eilat el 8 de febrero, Fahad Al-Khitan, columnista del diario jordano Al-Ghad, advirtió que el EIIS pudiera muy fácilmente tener como objetivo la ciudad portuaria jordana de Aqaba, con sus vitales y estratégicas instalaciones. Por lo tanto dijo, Jordania debe luchar contra el terrorismo no sólo en sus fronteras con Siria e Irak, sino en todos los lugares. Este agregó que, ante los “modestos” logros del ejército egipcio contra el EIIS en el Sinaí, Jordania no debe dejar su seguridad a la merced de otros.

Lo siguiente son extractos de su artículo:[1]

Aqaba (imagen: mawdoo3.com)

“Estamos combatiendo contra el terrorismo no sólo en los frentes del norte y este (refiriéndose a las fronteras sirias e iraquíes), porque no lejos de nuestra frontera meridional ha surgido la amenaza del terrorismo por parte del EIIS. El ejército egipcio está librando una amarga guerra con esta organización terrorista en el Sinaí y durante los últimos cuatro años, no se ha visto fin a este ilimitado conflicto. Las organizaciones extremistas en el Sinaí han logrado establecerse entre las pedregosas montañas, donde es difícil combatir contra ellos. Estos se han aprovechado especialmente del caos en la frontera entre Egipto y Libia desde el derrocamiento del régimen de Gadafi a fin de contrabandear grandes cantidades de armas avanzadas dentro del área del Sinaí. También han logrado asegurar el paso de combatientes al Sinaí desde regiones cercanas y lejanas, mientras dependen de redes complejas de armamentos y traficantes de drogas.

“Hace sólo unas semanas la organización terrorista [el EIIS] envió un mensaje preocupante, cuyo amenaza futura potencial fue sentida por Jordania, cuando lanzó tres cohetes hacia el puerto israelí de Eilat.[2] El [sistema de defensa antimisiles] ‘Cúpula de Hierro’ interceptó los tres cohetes a mitad de vuelo y sus piezas fueron dispersadas sobre un amplio radio. Algunos incluso cayeron en el centro de la ciudad de Aqaba sin daños perjudiciales.

“Ante los modestos logros del ejército egipcio en su guerra contra las organizaciones terroristas y el hecho de que las organizaciones terroristas pueden lanzar misiles guiados, Jordania ya no puede ignorar la situación en su frontera sur, la cual es de gran importancia estratégica. Aqaba no sólo es el único puerto marítimo de Jordania y ruta vital para sus importaciones y exportaciones, sino que también es el lugar de la principal concentración de fuentes de energía del reino: el depósito de gas natural y la planta de energía eléctrica de [Aqaba].

“Debido a estas consideraciones, Jordania ya no puede dejarle la seguridad de Aqaba a merced de los demás. Las autoridades pertinentes ya han tomado cartas en el asunto necesarias para proteger las instalaciones vitales de la ciudad, pero ya que la organización terrorista puede aumentar su capacidad militar y considerar expandir el alcance de sus acciones. Jordania debe tratar a la región [de Aqaba] como área de operaciones militares… No estamos todavía en un punto crítico de necesitar reclutar nuestros recursos, por más escasos que estos sean, a fin de enfrentar un peligro que pudiera extenderse en el futuro y amenazar los intereses de países vecinos tales como Arabia Saudita, [pero debemos prepararnos para ello].

“Jordania sigue dependiendo del ejército egipcio para evitar otros escenarios y no duda en proveer toda la ayuda posible para eliminar las capacidades de las organizaciones terroristas armadas y reducir su amenaza en la medida de lo posible. Sin embargo, el reto en el desarrollo de los servicios de seguridad en el sur nos recuerda cuánto ha crecido el alcance de las amenazas terroristas y que la guerra contra esta debe ser total y no restringida a las fortalezas del EIIS en Mosul, Irak y Al Raqqa en Siria. En el área alrededor de Jordania existe la presencia de organizaciones terroristas globales. Estas organizaciones derivan impulso de su profundidad estratégica distante en los países asiáticos y africanos y crean una sola masa global de grupos terroristas que amenazan a docenas de naciones en continentes diferentes.

“En el plano interno, debemos entender que estamos librando una guerra abierta con el terrorismo en todos los frentes… Esto no es nada parecido a un día de campo, ya que nosotros pagamos el precio por los fracasos de otros países y regímenes con nuestra propia economía y seguridad”.

[1] Al-Ghad (Egipto), 26 de febrero, 2017.

[2] Véase el informe del PSATY de MEMRI. El EIIS-Sinaí se responsabiliza por ataque de cohetes Grad sobre en Eilat, 9 de febrero, 2017.