Por: R. Green*

El siguiente informe es cortesía del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad en MEMRI (PSATY). Para información sobre como suscribirse al PSATY, haga clic aquí.

Introducción

Aun cuando el Estado Islámico (EIIS) se encuentra involucrado en feroces batallas en Irak y Siria, sus órganos oficiales, clérigos y partidarios están envueltos en una intensa disputa interna sobre temas teológicos. Existen indicios de que los principales dirigentes del EIIS han adoptado una nueva opinión mucho más estricta sobre el tema del takfir (acusar a otros musulmanes de herejía o de incredulidad) y que antiguos clérigos del EIIS, así como también muchos partidarios del EIIS, desaprueban este cambio. Takfir es un tema clave ya que, en el Islam, la herejía es castigable con la muerte. Por lo tanto el takfir constituye la licencia religiosa para apuntar y asesinar a un individuo.

El cambio se hizo evidente en un memorando publicado el 17 de mayo, 2017 por el máximo comité ejecutivo de la organización, el Comité Delegado, que redobló el compromiso del EIIS con el takfir. El memorando afirmaba que takfir es un principio fundamental del Islam, tan importante o incluso más importante que las obligaciones básicas tales como los rezos y que adoptó una postura radical respecto al estatus colectivo de los ciudadanos de los países musulmanes, cuestionando si deberían considerarse musulmanes verdaderos

El Comité Delegado también hizo retirar los textos de teología de los campos de entrenamiento y de los institutos religiosos, aparentemente para corregirlos y adaptarlos a la nueva línea teológica. Además, el diario oficial del EIIS atacó al último líder de Al-Qaeda que en el pasado fue elogiado efusivamente por nada más que por el propio líder del EIIS Abu Bakr Al-Baghdadi, lo cual fue visto por partidarios del EIIS como otro ejemplo de una línea nueva mucho más dura de la organización.

El aparente cambio en la postura oficial del EIIS sobre el tema del takfir atrajo la crítica de los clérigos del EIIS, incluso de su muftí mayor. Estos criticaron el memorando del Comité Delegado, señalando que el liderazgo del EIIS se estaba adueñando de elementos extremistas dentro de la organización y contradecía sus opiniones anteriores. Los partidarios del EIIS en la red también se unieron a la lucha. Algunos hicieron eco a las críticas de los clérigos al memorando del Comité Delegado y a su nueva postura sobre el tema del takfir, incluso sugiriendo que el comité, o los órganos oficiales de medios del EIIS han sido infiltrados por extremistas. Otros rechazaron con vehemencia las críticas, señalando que miembros y partidarios del EIIS estaban obligados a someterse al Comité Delegado y a aceptar sus opiniones y puntos de vista. Estos negaron las afirmaciones de infiltración y sugirieron que los mismos críticos eran traidores e infiltrados.

Un catalizador probable para este cambio es el desafío constante que plantea el EIIS a un pequeño pero estridente grupo de partidarios de línea dura que consideran insuficientemente radical su ideología oficial. Algunos de estos partidarios de línea dura que se marcharon del EIIS debido a estos desacuerdos han ido tan lejos como para acusar a su liderazgo, incluyendo al propio Al-Baghdadi, de herejía. El EIIS se purgó a sí mismo de muchos miembros de este bando en el pasado y recientemente ha habido informes de una nueva ola de ejecuciones a extremistas.[1] Sin embargo, elementos del bando todavía existen dentro del EIIS o en sus alrededores y sus opiniones parecen tener un cierto grado de influencia en el liderazgo de la organización.

Este informe dará un repaso a la controversia actual dentro del movimiento sobre el tema del takfir.

Combatientes del EIIS asisten a una lección sobre religión

Antecedentes: El EIIS y el Takfir

Las preguntas sobre quién es considerado musulmán y quién debe ser excluido del pliegue islámico y bajo qué condiciones y circunstancias, son temas críticos para los salafistas-yihadistas en general y para el EIIS en particular y son tratados extensamente. Estos son temas fundamentales para los yihadistas, ya que el takfir es crucial para identificar a los enemigos que deben ser combatidos y asesinados y justificar la agresión en su contra.

El tema del takfir fue uno de los principales puntos de discusión en el conflicto entre Al-Qaeda y el EIIS. Al-Qaeda sostiene una postura más moderada, según la cual el takfir debe reservarse para individuos seleccionados, mientras que líderes e ideólogos del EIIS lo aplican con más libertad y no dudan en marcar como herejes a movimientos, comunidades o sectas en su totalidad, tales como los chiitas. Dicho esto, incluso el EIIS ha evitado hasta ahora las posturas más extremas, tales como hacer una acusación general de herejía contra ciudadanos de los países islámicos. En sus publicaciones que describen las condiciones para acusar a otros de herejía e incredulidad, el EIIS insiste sistemáticamente en que toma el camino del medio entre la postura de los “extremistas”, quienes aplican el takfir excesivamente y la de aquellos “indecisos” que no lo aplican inmediatamente cuando si existe justificación para ello.[2]

Sin embargo, algunos partidarios yihadistas y del EIIS consideran esta postura como no tan estricta. Un punto crucial de controversia es el estatus de los musulmanes que no son por si mismos culpables de herejía, pero se abstienen de denunciar a otros que si lo son, sobre la base de que su aparente herejía puede provenir de la ignorancia del Islam y, por tanto, puede ser excusada. La postura principal del EIIS ha sido que aquellos que se “abstienen” no deberían ser blancos del takfir, pero los radicales dentro del movimiento cuestionan este punto de vista. La continua fricción creada por estas disputas teológicas los convirtió en un problema político que el liderazgo pensó debía abordar.

Hace un año: Órgano de supervisión religiosa del EIIS emite declaración en intento de poner fin a las disputas sobre el tema del takfir

Un intento de sofocar la controversia se realizo hace más de un año, cuando la Oficina Central de Vigilancia de las Oficinas del Sharia emitió una declaración – Declaración No. 155 desde el 29 de mayo, 2016 – por el director del ala mediática del EIIS Abu Muhammad Al-Furqan. La declaración reafirmó el compromiso del EIIS al takfir de los “politeístas” (es decir, acusarlos de herejía). Sin embargo, esta rechazó la aplicación takfir hacia los musulmanes que no son propiamente culpables de herejía, pero se abstienen de hacer esta acusación contra personas que sí lo son, ya que esto conduciría a una cadena interminable takfir. La declaración prohíbe a los miembros del EIIS participar en disputas teológicas que pueden conducir a acusaciones de herejía contra miembros de la organización.

Disputas ideológicas reavivadas

Sin embargo, la declaración de la Oficina Central no fue suficiente para poner fin a la disputa ideológica dentro de la organización. Por lo tanto, el Comité Delegado – autoridad superior, sólo detrás del propio “Califa” – entró en la querella, al parecer con la bendición de Al-Baghdadi y emitió el memorando que provocó la última ronda de controversias.[3]

Carta de Al-Baghdadi al Comité Delegado

A finales de abril, 2017 poco antes de la publicación de la nota, Al-Baghdadi dirigió una carta al Comité Delegado en la que proporcionó orientación general y exhortó a los miembros del comité a llevar a cabo sus funciones de buena fe (para una traducción completa de la carta (véase el apéndice III). En la carta, que fue distribuida a todas las provincias del EIIS, Al-Baghdadi escribió al Comité Delegado: “Le hemos encomendado la gran tarea y responsabilidad de establecer la religión y proteger a los musulmanes y proveerles en todas sus necesidades. En esto ustedes son delegados del Califa, cada uno según la posición a la que fue nombrado y le fue encargado”.[4]

Líder del EIIS Abu Bakr Al-Baghdadi

Algunos partidarios del EIIS ven esta carta como prueba de que Al-Baghdadi le dio un cheque en blanco al Comité Delegado para que revise las posturas ideológicas del EIIS. Para decirlo claramente, quienquiera que lo haya filtrado a los foros en la red de los partidarios del EIIS lo hizo con la intención de probar que cualquier paso dado por el Comité Delegado fue tomado con la aprobación y bendición de Al-Baghdadi.[5]

El Comité Delegado da a conocer memorando que refleja nueva postura

El 17 de mayo, 2017 el Comité Delegado del EIIS publicó el memorando antes mencionado en el que se exponía su nueva postura sobre el tema del takfir, titulado “De Que Aquellos que Perecen, Perecerán Bajo Prueba y Aquellos que Viven, Vivirán Bajo Constantes Pruebas”[6] (para extractos del memorando, véase el Apéndice II). Una versión condensada de la nota fue publicada en árabe en el semanario Al-Naba del EIIS y las traducciones de esta versión condensada aparecieron en su revista Rumiyah. La versión en Al-Naba enfatizó de que el documento reflejaba los puntos de vista del liderazgo del EIIS, calificándolo de “un memorando importante del Comité Delegado en nombre del Comandante de los Fieles [Al-Baghdadi]”.[7]

El memorando tenía la intención de aclarar de una vez por todas las posturas oficiales del EIIS sobre el takfir. Tal como lo expresó Al-Naba: “El memorando completa una serie de memorandos y declaraciones del Comité Delegado y su Oficina Central para el Monitoreo de las Oficinas Sharia teniendo como objetivo resolver controversias sobre el credo y la metodología del Estado Islámico”.

Tal como es costumbre en las declaraciones del EIIS, el documento enfatizó que el EIIS toma el camino del medio entre la clemencia y el extremismo en la aplicación del takfir. Sin embargo, ciertas partes de este parecen reflejar un endurecimiento en la postura sobre el takfir convirtiéndolo en un pilar central del credo del EIIS.

El memorándum de la Comisión Delegada sobre el takfir

El memorando de siete páginas, dirigido a “todas las provincias, departamentos y autoridades”, describe dos bandos que difieren del EIIS en su punto de vista sobre el tema del takfir:

  • El bando del “irja (aplazamiento)” o “murjia” (aquellos que posponen), cuyos miembros se abstienen de dirigir acusaciones de herejía a aquellos a quienes el EIIS considera culpables de ello.
  • El bando de “ghuluw” (extremismo), cuyos miembros acusan falsamente al EIIS de negligencia en la aplicación del sharia, en abrazar un credo religioso poco sano y de desconfianza en la pronunciación del takfir.

El memorando denuncia al “bando del aplazamiento” en términos muy explícitos, afirmando: “Todos saben que el Estado Islámico no ha vacilado ni un solo día en reconocer la herejía de los politeístas y que considera que este tema es el de los claros principios de la religión, que deben ser conocidos incluso [hasta por un musulmán] antes de conocer [las reglas del] rezo y otras obligaciones religiosas que son necesariamente conocidas…”

Incluso es aun más notable un pasaje en el que el EIIS aclara su opinión sobre los ciudadanos de los países islámicos, contrarrestando la acusación hecha por la corriente extremista de que los ve como musulmanes. El memorando afirma que esto son “mentiras” y “calumnias” contra el EIIS, lo que implica que considera a los ciudadanos sunitas de los países islámicos como apóstatas o infieles, una postura demasiado extrema.

Al mismo tiempo, una parte considerable del memorando es dedicado a denunciar al bando extremista, especialmente a los miembros del EIIS que abandonaron a la organización porque no cumplieron con sus normas religiosas, castigándolos como desertores e insubordinados.

Indicaciones adicionales del creciente extremismo en el liderazgo del EIIS

Otra indicación del cambio en la postura oficial en el EIIS sobre el takfir fue una directiva emitida por el Comité Delegado instruyéndoles a los funcionarios religiosos a eliminar varios libros de texto utilizados para enseñar teología básica a los nuevos reclutas del EIIS en los campos de entrenamiento de la organización. El movimiento es especialmente notable ya que los libros, publicados por el Departamento del Da’wa y las mezquitas del EIIS o por su Oficina de Estudios e Investigación, fueron utilizados para enseñar a miles de combatientes en los últimos años y al menos uno de ellos se dice es de Abu ‘Ali Al-Anbari, ex-delegado de Al-Baghdadi y un contundente y feroz ideólogo, quien fue asesinado en el 2016.[8]

Dos de los libros eliminados bajo la directiva del Comité Delegado

Extremistas quemaron copias de los libros prohibidos en celebración de la directiva del Comité Delegado para eliminarlos

Otra indicación adicional apareció en un artículo publicado en el semanario oficial de la organización Al-Naba, la sexta entrega de una serie titulada “¿Símbolos o Ídolos?”, dedicada a una polémica con los rivales ideológicos del EIIS tales como la Hermandad Musulmana, Al-Qaeda y los talibanes. El artículo, que causó revuelo entre los partidarios del EIIS, arremetió contra el antiguo líder de Al-Qaeda Atiyyatallah Al-Libi, llamándolo uno de los “imams de la dirección equivocada y jefes del fitna“.[9] Esto, a pesar de que Al-Baghdadi lo elogió previamente como “el estudioso que practicó su conocimiento, el guerrero del yihad… el hombre del conocimiento y de la dignidad”.[10] Este ataque verbal contra un líder de Al-Qaeda al portavoz oficial del EIIS indica que la organización está tratando de distanciarse de Al-Qaeda y destacar las diferencias ideológicas entre las dos organizaciones. Además, pretendía demostrar que el EIIS no tiene ningún reparo en denunciar a los líderes de Al-Qaeda como no creyentes, de acuerdo con el principio del takfir en contra de los politeístas.

Atiyyatallah Al-Libi (a la izquierda) junto al fundador de la Hermandad Musulmana Hassan Al-Bana, en la portada del semanario del EIIS Al-Naba

Altos clérigos del EIIS denuncian el memorando del Comité Delegado

El memorando del Comité Delegado suscitó polémica entre los seguidores y académicos del EIIS. La crítica más importante llegó del clérigo del EIIS Turki Al-Bin’ali, quien fue asesinado poco después de la publicación del memorando[11], pero no antes de escribir una carta al Comité Delegado expresando su fuerte objeción a ello (para ver extractos de la carta, véase el apéndice II). Según algunos, su carta refleja la opinión del Departamento del Fatwa del EIIS. Cabe mencionar que Al-Bin’ali proporcionó la sanción religiosa para la purga de miembros extremistas del EIIS en el verano del 2014.

Turki Al-Bin’ali dando un sermón en Raqqa, julio, 2015

Al parecer, la carta iba dirigida sólo para el Comité Delegado y no al público en general. Dado que no tiene firma y no posee ningún logotipo oficial, muchos partidarios del EIIS han cuestionado su autoría, pero existen indicios de que fue escrita por Al-Bin’ali. En la carta Al-Bin’ali se quejó de que ni él ni otros altos funcionarios religiosos habían sido consultados acerca de las nuevas posturas o de mostrar un borrador de la nota. También expresó consternación por el hecho de que los “extremistas” promocionaban el memorando como una victoria y como reivindicación de sus puntos de vista.

Sin embargo, su reserva principal fue que el memorando acoge la opinión radical de que el takfir es “uno de los principios claros de la religión”. Esta frase, contradice el texto de la declaración de la Oficina Central el 29 de mayo, 2016 en el que se dice que el takfir de algunos de los politeístas que se consideran a sí mismos musulmanes es un tema que “ha caído en lo oscuro” (es decir fue claramente entendido por los musulmanes en el pasado, pero hoy no está claro para algunos de ellos). Este último lenguaje provee cierto margen de maniobra respecto a los musulmanes que no son culpables de herejía, pero que no logran denominar a otros como tales, lo que implica que su renuencia puede provenir de una comprensión incompleta de las leyes del takfir y, por tanto, puede ser excusable. La postura en el memorando, por otra parte, obliga al EIIS a aplicar el takfir contra todos estos musulmanes, precipitando así una cadena interminable de takfir, argumenta Al-Bin’ali.[12]

Otro prominente estudioso del EIIS, Abu ‘Abd Al-Barr Al-Salehi, no desmenuzó palabras en criticar el memorando del Comité Delegado. En una carta que este escribió,[13] llamó “desgracia” a que un memorando fuese publicado repleto de “falacias”, “errores” y afirmaciones sin ningún tipo de fundamento por los libros sunitas sobre becas escolares. Este agregó que el memorando se contradice a sí mismo, así como también las declaraciones anteriores de la Oficina Central con las que el memorando pretende llegar a un acuerdo. Además, “este memorando convierte a algunos líderes yihadistas en no-creyentes y a otros en defensores de innovaciones [prohibidas], incluso algunos [prominentes líderes del EIIS] mencionados en el propio memorando, tales como Abu Mus’ab Al-Zarqawi, Abu Omar Al-Baghdadi y Abu Muhammad Al-‘Adnani. El memorando contradice lo que fue estipulado en la declaración [de la Oficina Central] que le precedió respecto al takfir de los politeístas… La emisión de una nota tan superficial y pobremente formulada, citando hadith débiles sin tener en cuenta los que si son confiables, portando el sello de comité delegado por el Imam [Al-Baghdadi] le trae desgracia a nuestro Estado… de cara a (toda) la nación musulmana…”

Al-Salehi pagó un alto precio por sus críticas: fue encarcelado por el aparato de seguridad interno del EIIS en Raqqa y murió cuando un ataque aéreo de la coalición internacional destruyó el edificio donde se encontraba detenido.

Abu ‘Abd Al-Barr Al-Salehi en un video del EIIS en el 2015

Apéndice I – Extractos de la Carta de Al-Baghdadi al Comité Delegado

La carta de Al-Baghdadi al Comité Delegado, fechada el 22 de abril, 2017, fue publicada junto a una carta introductoria del propio comité, que lee:

“A: todas las provincias, oficinas y departamentos.

“Re: una carta del Comandante de los Fieles, pueda Alá protegerlo…

“Pueda Alá el Bienaventurado y Exaltado protegerles… Adjunto se encuentra una carta del Comandante de los Fieles, pueda Alá apoyarlo con Su victoria…”

La carta de Al-Baghdadi lee:

“A los honorables hermanos del Comité Delegado y a aquellos quienes tienen a cargo supervisar a los emires de los departamentos y a los gobernadores regionales, pueda Alá ayudarles y dirija sus pasos hacia el camino de la verdad:

“Pueda Alá tener misericordia de ustedes. Sepan que les hemos confiado la gran responsabilidad de establecer la religión y proteger y cuidar a los musulmanes. En esto son ustedes delegados del Califa, cada uno de ustedes según la posición en que fue nombrado y le fue concedido. Cada uno de ustedes es un guardián responsable de sus súbditos y estará delante de su Señor [el Día de la Resurrección] y se le preguntará qué fue lo que envió y lo que dejó atrás [es decir, será responsable de su conducta en este mundo].[14]

Carta del Comité Delegado presenta la carta de Al-Baghdadi (izquierda) y la carta de Al-Baghdadi al Comité Delegado (a la derecha)

“Cuídense de la opresión, ya que produce malos resultados: Establece justicia y equidad entre los pueblos, no dejen que uno de ustedes le haga daño a sus súbditos o los gobierne con violencia, porque [tal como se es dicho en un hadith] ‘lo peor de los pastores (lideres) son los que poseen mayor temple’. El [Profeta Mahoma] previno y advirtió, diciendo: ‘Oh Alá, el que conduzca a mi nación y los trate duramente, trátalo con dureza y cualquiera que conduzca a mi nación y los trate amablemente, se amable con él’. Es apropiado para el que guía a la nación musulmana que se comporte con amabilidad, ternura, clemencia y moderación. Nuestro Señor dijo [en Corán 3:159]: “Por la misericordia de Alá, [Oh Mahoma], fuiste indulgente con ellos. Y si hubieses sido rudo (verbalmente) y fuerte de corazón, estos hubiesen desaparecido de su vista’. Y el Mensajero de Alá le dijo a Al-Ashaj bin ‘Abd Al-Qais: ‘Posees dos cualidades que Alá ama: tolerancia y paciencia’.

Así que guía, reúne, traer buenas noticias y no desalientes a la gente. Renunciamos ante Alá cualquier acto de injusticia que sea encubierto y no se nos traiga ante nosotros y a cuyas víctimas no se les otorga [justicia].

“[Tal como dice en un hadith]: ‘Cuidado con el rezo de los oprimidos, ya que no existe barrera entre este y Alá. Perdona a los justos sus transgresiones’. Tu hermano Abu Bakr Al-Baghdadi.

Para ver el resto del despacho en inglés junto a las imágenes y los demás apéndices copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/dispute-over-takfir-rocks-islamic-state

[1] Deirezzor24.net, 4 de junio, 2017.

[2] Para ver una discusión detallada de la postura oficial dl EIIS sobre el tema del takfir tal y como fue escrito en un folleto del 2015 titulado “Estos Son Nuestros Credos y Doctrinas”, véase Ella Landau-Tasseron, “Perfil Personal del Estado Islámico: El Documento Doctrinario”, MEMRI Investigación y Análisis No. 1253, 2 de junio, 2016.

[3] El Comité Delegado es el máximo órgano ejecutivo del EIIS, que asiste al líder de la organización en la supervisión de sus filiales regionales (o “provincias”), así como también los departamentos (dawawin) y los comités encargados de las finanzas, reclutamiento, adquisiciones militares etc. Véase: Vídeo del EIIS fija estructura del estado califato, 5 de julio, 2017.

[4] Cabe mencionar que dos versiones de la carta han sido distribuidas por partidarios del EIIS en la red. Uno no tiene fecha legible pero va acompañado por una carta del Comité Delegado fechada el 22 de abril, 2017. El segundo lleva el sello de Al-Baghdadi y tiene fecha 1 de mayo, 2017. En cualquier caso, la carta fue distribuida por el Comité Delegado varias semanas antes de que su memorando fuese publicado. Elfagr.org, 6 de mayo, 2017; Rudaw.net/arabic, 15 de mayo, 2017; Dawaalhaq.com, 16 de mayo, 2017.

[5] Algunos partidarios del EIIS en Facebook afirmaron que Al-Baghdadi había participado activamente en la redacción del memorando habiéndolo aprobado personalmente.

[6] Corán 8:42.

[7] Telegram.me/Al-Dawla Al-Islamiyyah, 19 de mayo, 2017; Al-Naba 82, 25 de mayo, 2017, pág. 15; Rumiyah 10, 8 de junio, 2017, págs. 12-14.

[8] Véase el informe el PSATY de MEMRI, El EIIS retira sus libros de texto sobre religión de los campos de entrenamiento, 6 de julio, 2017.

[9] Al-Naba’ 85, 15 de junio, 2017, p. 12.

[10] Véase el informe del PSATY en ‘Primer mensaje de audio, dado a conocer el día previo a los ataques generalizados a través de Irak, el líder del EIIS Abu Bakr Al-Baghdadi dice que el EIIS está vivo y se encuentra bien, amenaza a estadounidenses y chiitas, 24 de julio, 2012. Cabe señalar que, independientemente de las declaraciones públicas de Al-Baghdadi, no hubo amor perdido entre el EIIS y Al-Libi, quien fue un feroz crítico de la organización de Al-Baghdadi, tal como lo demuestra la correspondencia interna de Al-Qaeda descubierta por el ejército estadounidense. Al denunciarlo en Al-Naba, el EIIS no sólo señalaba un cierto cambio en su ideología, sino que también estableció un viejo puntaje.

[11] Al-Bin’ali fue asesinado en un ataque aéreo en Siria, cercano a Al-Mayadeen, el 31 de mayo. Véase twitter.com/CJTFOIR, defense.gov, 20 de junio, 2017.

[12] La carta de Al-Bin’ali fue distribuida a través de los canales Telegram y Twitter. Véase, por ejemplo, twitter.com/foovpic, 29 de junio, 2017.

[13] La carta está sin firmar, pero los estudiantes de Abu ‘Abd Al-Barr Al-Salehi la atribuyeron a él y a su maestro Abu Al-Nassar, ambos clérigos oriundos kuwaitíes del EIIS. Telegram.me/Andad Ahbab, 14 de julio, 2017.

[14] Basado en el Corán 75:13.

Compartir
Artículo anteriorProyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) Resumen del fin de semana
Artículo siguienteColumnista saudita: El hecho de ver a un ex primer ministro en prisión ilustra la superioridad del sistema judicial de Israel sobre los árabes

El Instituto de Investigación de Medios de Información del Medio Oriente (MEMRI) explora el Medio Oriente a través de los medios informativos de la región. MEMRI establece un puente entre el vacío idiomático existente entre Occidente y el Medio Oriente, proporcionando traducciones oportunas de los medios árabes, hebreos y farsi, así como un análisis genuino de las tendencias políticas, ideológicas, intelectuales, sociales, culturales y religiosas del Medio Oriente.

Fundado en Febrero de 1998 para informar sobre el debate de la política estadounidense en el Medio Oriente, MEMRI es una organización 501 (c)3, independiente, no partidista, sin fines de lucro. MEMRI mantiene oficinas en Berlín, Londres y Jerusalén y traduce su material al inglés, alemán, italiano, francés, hebreo, español, turco y ruso.