Por: A. Savyon, Yigal Carmon y U. Kafash*

El gran reverso: Los Estados Unidos contra Irán – del poderío y disuasión a la debilidad y retirada

En un plazo de tres meses, la postura de los Estados Unidos en el Oriente Medio ha cambiado de una de poderío y disuasión en contra de Irán a una de debilidad, retirada y de ser disuadido por el propio Irán. Esta situación, por supuesto, no refleja en modo alguno el verdadero equilibrio de poder entre Estados Unidos e Irán, ni en el ámbito general ni en la región. Es una imagen creada conjuntamente por las políticas del Presidente Trump y el enfoque ofensivo de Irán.

En los primeros tres meses del mandato de Trump, A Teherán se le vio aprensivo sobre cuál sería su política de Irán. Este retiró significativamente sus provocaciones – tanto sus amenazas verbales como sus incursiones navales contra buques estadounidenses en el Golfo – e incluso canceló el lanzamiento de un misil balístico, removiendo el misil de su plataforma de lanzamiento en vísperas del Día de la Revolución de Irán el 10 de febrero, luego que la administración Trump anunciara que Irán estaba siendo “puesto en pre-aviso”.[1]

Tres meses después, Irán ha modificado su enfoque: este se encuentra intensificando sus provocaciones navales; su discurso anti-estadounidense está de nuevo en boga – incluyendo el cantico de “Muerte a Estados Unidos”; y sus amenazas verbales contra los Estados Unidos siguen en aumento. Además, el mismo misil que fue retirado de la plataforma de lanzamiento el pasado febrero fue lanzado el 27 de julio, 2017, en desacato a las advertencias estadounidenses.[2]

Las ingenuas expectativas del Presidente Trump de que, tal como en el caso de una negociación, un enfoque positivo de su parte se encontraría con un enfoque igualmente positivo, produjo totalmente lo contrario. Al igual que sucedió con el Presidente Obama – cuya experiencia el Presidente Trump ignoró – Irán reaccionó a la política positiva estadounidense con más hostilidad y agresión. Los iraníes han interpretado el enfoque de ambos presidentes como una debilidad y han intensificado su antagonismo contra los Estados Unidos, incluyendo amenazas y canticos de “Muerte a Estados Unidos”. Además, han utilizado el enfoque de Trump como una oportunidad para avanzar su expansión regional y su ideología de exportar la Revolución Islámica.[3]

Es el enfoque de la administración Trump – que ha aceptado la expansión regional de Irán, bajo el manto de la guerra contra el EIIS – la cual ha provocado este enorme cambio en la actitud de Irán, que también depende en demasía del respaldo ruso.

¿Qué sucedió en los últimos meses que condujeron a esta enorme inversión?

“Durante este periodo de tiempo, la administración Trump ha cambiado su enfoque hacia Irán: Mientras el discurso seguía siendo confrontante, las medidas políticas reales reflejaban un claro intento de avanzar en los entendimientos con Irán, continuando así la política del Presidente Obama. El director del Consejo Nacional Iraní Norteamericano y jefe del grupo de lobby iraní no oficial en Washington Trita Parsi también señaló esto, diciendo: “Antes de la revelación a la certificación por parte de Trump sobre Irán, la mayoría de los analistas y diplomáticos creían que la retórica de Trump sobre Irán era sólo eso: palabras vacías. Su ladrido fue peor que su mordida, tal como se demostró cuando este certificó el cumplimiento de Irán en abril y cuando renovó conceder las sanciones en mayo. La distancia entre su retórica y la verdadera política fue tangible. Retóricamente, los funcionarios de Trump describieron a Irán como la raíz de todos los problemas en el Medio Oriente y como el mayor patrocinador estatal del terrorismo, Trump incluso sugirió que pudiera renunciar al trato, pero respecto a las acciones de por sí, el Presidente Trump siguió renunciando a las sanciones y admitió de que Irán se estaba adhiriendo al acuerdo. Trump seguiría cumpliendo las obligaciones del acuerdo mientras se aferraba a su dura retórica a fin de aplacar a los opositores internos del acuerdo en materia nuclear – así como también los aliados de Trump en Arabia Saudita e Israel”.[4]

El editorial del 20 de agosto, 2017 del diario El Washington Post, a medida que expresaba su preocupación por el hecho que Trump planea retirarse del acuerdo PIDAC, también señaló sus medidas conciliatorias prácticas hacia Irán: “A pesar de una retórica muy acalorada, la administración Trump está haciendo poco para contrarrestar la agresión iraní. En Siria, su estrategia de lograr acuerdos con Rusia ha abierto el camino para que las fuerzas de Teherán establezcan el control sobre un corredor entre Damasco y Bagdad. En Afganistán, Irán está estableciendo de forma constante una posición estratégica, incluso cuando el Presidente Trump se niega a realizar un plan para fortalecer el apoyo estadounidense al gobierno afgano. En Yemen, los Estados Unidos permiten a sus aliados del Golfo Pérsico ir tras una guerra de poderes no alcanzable con Teherán, cuyo principal resultado ha sido la peor crisis humanitaria del mundo… Sin embargo, perversamente, el Sr. Trump está haciendo coincidir su pasividad con la intromisión regional de Irán con una aparente determinación de torpedear el pacto en materia nuclear”.

¿Cuáles fueron los pasos conciliatorios de Trump hacia Irán?

  • En abril y julio, 2017 el gobierno de Trump le envió al Congreso una carta confirmando que Irán está en conformidad con el acuerdo PIDAC. Los informes de la AIEA reflejaron y también reflejarán en el futuro, los resultados de inspeccionar sólo las instalaciones nucleares que fueron declarados por Irán y en aquellos lugares en donde Irán ha cumplido aparentemente con el acuerdo PIDAC. Sin embargo, la administración Trump ignoró totalmente el hecho de que el acuerdo PIDAC no permite que la AIEA lleve a cabo inspecciones en ningún otro lugar, incluyendo los lugares militares (que en el pasado fueron utilizados para actividades militares nucleares secretas), por lo que la certificación de la AIEA carece de sentido, ya que refleja inspecciones sólo cuando Irán así lo permite. Parece ser que ni el Presidente Trump ni su equipo de seguridad nacional han leído el acuerdo PIDAC y que no saben que el acuerdo, diseñado por el Presidente Obama, no permite inspecciones reales en Irán. De hecho, si hubiesen estado familiarizados con las limitaciones impuestas por el PIDAC sobre las inspecciones, no hubiesen pedido que la AIEA conduzca inspecciones en las instalaciones militares, al igual que lo hizo la embajadora estadounidense en la ONU Nikki Haley durante su visita a la sede de la AIEA en Viena. El silencio de la administración Trump sobre la imposibilidad de una verdadera inspección debido a los términos del acuerdo PIDAC es un claro encubrimiento para la administración Obama. Cabe destacar que si la administración Trump hubiese exigido un cambio en los términos de una inspección, tal cambio no hubiese constituido un cambio en la esencia del PIDAC, lo cual es el levantamiento de las sanciones a Irán en materia nuclear a cambio de medidas temporales y la suspensión selectiva de algunas de sus actividades nucleares.[5] Por lo tanto, parece ser que la muy famosa demanda pública de Trump en los medios de comunicación que su equipo de seguridad nacional le trae, para octubre, 2017 evidencia las violaciones por parte de los iraníes sin ningún cambio en los términos de las inspecciones que impiden hacerlo no es más que un amplio anunció de una coartada por no exigir un cambio en los términos a las inspecciones. En octubre, Trump tendrá que decir que tanto como este quiso actuar contra el PIDAC, su equipo de seguridad nacional no le trajo ninguna evidencia que le permitiera hacerlo y que como resultado sus manos están atadas y debía recertificar el PIDAC. Las agencias de inteligencia serán culpadas y no se hablará del fracaso del Presidente Trump de exigir un cambio en los ridículos términos de la inspección, que ni siquiera son de su propia iniciativa, sino que son heredados de la administración Obama.
  • Además, incluso si el equipo de seguridad nacional de Trump le provee al presidente información de inteligencia sobre las violaciones cometidas por Irán, el PIDAC impone un proceso de verificación que impide una acción práctica contra Irán. Trump puede, por supuesto, basándose en tales servicios de inteligencia, actuar unilateralmente, sin tener en cuenta el PIDAC, el P5+1 y el Consejo de Seguridad de la ONU y hacer lo que este crea conveniente. Pero mientras quiera actuar en congruencia al acuerdo y en coordinación con el P5+1 y el Consejo de Seguridad, está obligado a tratar con estos servicios de inteligencia tal como se especifica en el PIDAC – lo que hace inútil a los servicios de inteligencia.[6]
  • En respuesta a la visita del Embajador Haley a la AIEA, varios funcionarios iraníes declararon que la política estadounidense es caótica, que los estadounidenses no están familiarizados con el acuerdo y que el artículo 74 del Anexo 1 del PIDAC no le permite al embajador exigirle esto al director general de la AIEA Yukiya Amano. Hassan Firouzabadi, antiguo asesor militar del Líder Supremo Iraní Ali Jamenei y ex jefe de personal de las fuerzas armadas iraníes, dijo el 27 de agosto: “La representante estadounidense ante la ONU, Haley, miente cuando afirma que el PIDAC permite visitas a lugares militares en Irán, porque el PIDAC no permite estas acciones… Es mejor que Estados Unidos deje de incitar [contra Irán]. Trump está buscando, con este espectáculo de títeres, distraer al mundo de los conflictos racistas en los Estados Unidos”. El portavoz de la cancillería iraní Bahram Salehi, dijo también el 27 de agosto: “El marco de cooperación con la AIEA es establecido por adelantado y no puede ser cambiado. No nos someteremos a las demandas excesivas de ciertos gobiernos, En lugares definidos como prohibidos por el PIDAC”.[7]
  • En abril, 2017 la administración Trump también respaldó la Declaración del G7 sobre la no proliferación de armas atómicas y el desarme, que afirma que los países del G7 apoyan el PIDAC como “una importante contribución a la no proliferación nuclear del régimen”.[8]
  • El 18 de abril, 2017 luego de su discurso contra Irán, el Secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson, anunció que se haría una revisión exhaustiva, por parte de todas las filiales de la administración, a la política estadounidense que se le ha dado sobre el tema de Irán. Esta revisión, que parecería innecesaria teniendo en cuenta la forma en que Tillerson describió a Irán en su discurso, en efecto ha estancado el proyecto de ley del Senado S.722 – Contra la Ley de Actividades Desestabilizadoras de Irán de 2017.[9]
  • La administración se ha abstenido de designar al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRII) como una organización terrorista, luego de la presión iraní.
  • El Presidente Trump realizo una declaración pública en la conferencia de Riad de mayo, 2017 en la que los aliados de Estados Unidos no deben esperar que este actúe por ellos: “Estados Unidos está preparado para estar junto a ustedes – en busca de intereses compartidos y de seguridad común. El Medio Oriente no puede esperar que el poderío estadounidense aplaste a este enemigo por ellos”.[10]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes pulse por favor el enlace siguiente: https://www.memri.org/reports/iran-first-year-trump-administration-second-year-historic-nuclear-deal-regional-expansion

*A. Savyon es director del Proyecto Estudios de Irán en MEMRI; Y. Carmon es Presidente de MEMRI; U. Kafash es compañero investigador en MEMRI.

[1] Esto se debió a la sensación de acoso y amenaza desarrollado contra Irán y ante su temor a la formación de un frente estadounidense-ruso-árabe. Véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1305, Al enfrentar a la administración Trump Irán muestra temor y un auto-control militar, detiene las provocaciones, amenazas e incitación – mientras impulsa la moral en casa y delega el grueso del conflicto a sus agentes externos, 20 de marzo, 2017.

[2] Véase también Despacho Especial No. 6958 de MEMRI, General naval del CGRI: ‘Piensen en 300 botes rápidos armados con [cohetes] Katyushas acercándose [a un portaaviones] a 130 Km/hr – ¿Quién saldrá victorioso? 12 de junio, 2017 e Investigación y Análisis No. 1320 de MEMRI, Fuerzas del eje de la resistencia amenazan directamente a Estados Unidos: Estamos al borde de una guerra en la frontera Siria-Irak; Estados Unidos pagará muy caro si actúa contra nosotros en Siria, 14 de junio, 2017.

[3] También respecto a Afganistán, el gobierno de Trump muestra un acercamiento ingenuo similar, que tranquiliza al liderazgo iraní que entiende muy bien las acciones de Trump y que puede continuar su acercamiento agresivo. Esto se debe a que mientras la administración anunció que enviaba a otros 4.000 soldados estadounidenses a “combatir para ganar”, aunque estas tropas adicionales no pueden lograr ninguna victoria militar y mientras Trump también reitera que desde su campaña electoral su enfoque básico ha sido de que Estados Unidos debe retirarse de Afganistán, el Secretario de Estado Tillerson está explicando que este paso es sólo una amenaza dirigida a obtener el consentimiento del Talibán para negociar una solución a la crisis. Parece ser que los políticos de los Estados Unidos ni siquiera tienen el menor conocimiento de cómo manejar los asuntos políticos y estratégicos y que cuentan con un resultado en un lugar donde es elemental que ocurra el resultado opuesto, tal como ocurrió con Irán, tanto durante la administración Obama como ahora durante la administración Trump. Además, los mensajes que llegan del Departamento de Estado estadounidense son diferentes de los que provienen de la Casa Blanca. Tasnim, Irán, 20 de agosto, 2017.

[4] Trita Parsi, “La Máscara ha Sido Removida: Trump busca la guerra con Irán”, Lobelog.com, 28 de julio, 2017.

[5] Véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1325, Discusión de las violaciones por parte de los iraníes al acuerdo PIDAC es inútil; El procedimiento de inspección diseñado por la administración Obama excluye una inspección verdadera y prueba a violaciones, 18 de agosto, 2017. Varios partidarios del PIDAC en los Estados Unidos temen, debido a una evaluación incorrecta de la política del Presidente Trump, de que este está a punto de salirse del PIDAC y propone que se celebren negociaciones con Irán para prorrogar la duración del acuerdo. Por ejemplo, el diario El Washington Post descubrió recientemente que existe una debilidad en el acuerdo y explicó en su editorial del 21 de agosto, 2017 que esta debilidad reside en su corta duración y no en su incapacidad de proveer alguna posibilidad de realizar inspecciones reales, y propuso que se iniciaran tales negociaciones. La verdad es que el principal problema con el PIDAC es que su procedimiento de inspección impide una inspección verdadera, ante el hecho de que el expediente de las posibles dimensiones militares PDM de Irán fue cerrado por decisión política luego de que las inspecciones de la instalación de Parchin fue llevada a cabo por los propios iraníes mientras los observadores de la AIEA observaban y cuando era imposible saber de dónde se sacaron las muestras que les proporcionó Irán. Véase Despacho Especial No. 6229 de MEMRI, Declaraciones del vicecanciller iraní Abbas Araghchi indican: El informe de la AIEA sobre las PDM está siendo redactando en negociación con Irán y no Independientemente, 26 de noviembre, 2015 y el Despacho Especial No. 6113, Akbar Salehi: Hemos alcanzado un entendimiento con la AIEA sobre los PDM, ahora existe apoyo político y los resultados serán altamente positivos, 22 de julio, 2015.

[6] Véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1325, Discusión de las violaciones por parte de los iraníes al acuerdo PIDAC es inútil; El procedimiento de inspección diseñado por la administración Obama excluye una inspección verdadera y prueba a violaciones, 18 de agosto, 2017.

Tasnim (Irán), 27 de agosto, 2017. Además, Abbas Aslani, director general del departamento de política exterior de la agencia de noticias Tasnim, cercano al CGRI, dijo en una entrevista en televisión el 27 de agosto que “la Sección 74 del primer anexo del PIDAC “no permite ninguna inspección que no sea “de buena fe”. Tasnim, Irán, 27 de agosto, 2017.

[8] G7italy.it/sites/default/files/documents/G7_FMM_Joint_Communique.pdf, del 10-11 de abril, 2017.

[9] Véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1314, Irán pone a prueba a la administración Trump, 8 de mayo, 2017.

[10] Edition.cnn.com/2017/05/21.

[1] Esto se debió a la sensación de acoso y amenaza desarrollado contra Irán y ante su temor a la formación de un frente estadounidense-ruso-árabe. Véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1305, Al enfrentar a la administración Trump Irán muestra temor y un auto-control militar, detiene las provocaciones, amenazas e incitación – mientras impulsa la moral en casa y delega el grueso del conflicto a sus agentes externos, 20 de marzo, 2017.

[2] Véase también Despacho Especial No. 6958 de MEMRI, General naval del CGRI: ‘Piensen en 300 botes rápidos armados con [cohetes] Katyushas acercándose [a un portaaviones] a 130 Km/hr – ¿Quién saldrá victorioso? 12 de junio, 2017 e Investigación y Análisis No. 1320 de MEMRI, Fuerzas del eje de la resistencia amenazan directamente a Estados Unidos: Estamos al borde de una guerra en la frontera Siria-Irak; Estados Unidos pagará muy caro si actúa contra nosotros en Siria, 14 de junio, 2017.

[3] También respecto a Afganistán, el gobierno de Trump muestra un acercamiento ingenuo similar, que tranquiliza al liderazgo iraní que entiende muy bien las acciones de Trump y que puede continuar su acercamiento agresivo. Esto se debe a que mientras la administración anunció que enviaba a otros 4.000 soldados estadounidenses a “combatir para ganar”, aunque estas tropas adicionales no pueden lograr ninguna victoria militar y mientras Trump también reitera que desde su campaña electoral su enfoque básico ha sido de que Estados Unidos debe retirarse de Afganistán, el Secretario de Estado Tillerson está explicando que este paso es sólo una amenaza dirigida a obtener el consentimiento del Talibán para negociar una solución a la crisis. Parece ser que los políticos de los Estados Unidos ni siquiera tienen el menor conocimiento de cómo manejar los asuntos políticos y estratégicos y que cuentan con un resultado en un lugar donde es elemental que ocurra el resultado opuesto, tal como ocurrió con Irán, tanto durante la administración Obama como ahora durante la administración Trump. Además, los mensajes que llegan del Departamento de Estado estadounidense son diferentes de los que provienen de la Casa Blanca. Tasnim, Irán, 20 de agosto, 2017.

[4] Trita Parsi, “La Máscara ha Sido Removida: Trump busca la guerra con Irán”, Lobelog.com, 28 de julio, 2017.

[5] Véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1325, Discusión de las violaciones por parte de los iraníes al acuerdo PIDAC es inútil; El procedimiento de inspección diseñado por la administración Obama excluye una inspección verdadera y prueba a violaciones, 18 de agosto, 2017. Varios partidarios del PIDAC en los Estados Unidos temen, debido a una evaluación incorrecta de la política del Presidente Trump, de que este está a punto de salirse del PIDAC y propone que se celebren negociaciones con Irán para prorrogar la duración del acuerdo. Por ejemplo, el diario El Washington Post descubrió recientemente que existe una debilidad en el acuerdo y explicó en su editorial del 21 de agosto, 2017 que esta debilidad reside en su corta duración y no en su incapacidad de proveer alguna posibilidad de realizar inspecciones reales, y propuso que se iniciaran tales negociaciones. La verdad es que el principal problema con el PIDAC es que su procedimiento de inspección impide una inspección verdadera, ante el hecho de que el expediente de las posibles dimensiones militares PDM de Irán fue cerrado por decisión política luego de que las inspecciones de la instalación de Parchin fue llevada a cabo por los propios iraníes mientras los observadores de la AIEA observaban y cuando era imposible saber de dónde se sacaron las muestras que les proporcionó Irán. Véase Despacho Especial No. 6229 de MEMRI, Declaraciones del vicecanciller iraní Abbas Araghchi indican: El informe de la AIEA sobre las PDM está siendo redactando en negociación con Irán y no Independientemente, 26 de noviembre, 2015 y el Despacho Especial No. 6113, Akbar Salehi: Hemos alcanzado un entendimiento con la AIEA sobre los PDM, ahora existe apoyo político y los resultados serán altamente positivos, 22 de julio, 2015.

[6] Véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1325, Discusión de las violaciones por parte de los iraníes al acuerdo PIDAC es inútil; El procedimiento de inspección diseñado por la administración Obama excluye una inspección verdadera y prueba a violaciones, 18 de agosto, 2017.

[7] Tasnim (Irán), 27 de agosto, 2017. Además, Abbas Aslani, director general del departamento de política exterior de la agencia de noticias Tasnim, cercano al CGRI, dijo en una entrevista en televisión el 27 de agosto que “la Sección 74 del primer anexo del PIDAC “no permite ninguna inspección que no sea “de buena fe”. Tasnim, Irán, 27 de agosto, 2017.

[8] G7italy.it/sites/default/files/documents/G7_FMM_Joint_Communique.pdf, del 10-11 de abril, 2017.

[9] Véase MEMRI Investigación y Análisis No. 1314, Irán pone a prueba a la administración Trump, 8 de mayo, 2017.

[10] Edition.cnn.com/2017/05/21.