Por: Alberto M. Fernández

La propaganda del Estado Islámico está entrando en una interesante nueva etapa, ya que el Califato “físico” está siendo sometido a una presión sin precedentes y algunas franquicias del EIIS, tales como la de Libia, sufren importantes retrocesos. A pesar de la retórica recalentada por algunos en Occidente y la aparente ilusoria de algunos en los medios de comunicación, la propaganda del EIIS no mora dentro del nuevo presidente de los Estados Unidos y sus políticas[1]. Los videos del EIIS se centran ampliamente en la batalla para defender sus territorios en lugares tales como Mosul y Raqqa. Videos recientes también se enfocaron amorosamente sobre los drones armados y en fomentar más atacantes suicidas, destacando el uso de chicos jóvenes u hombres de edad o incluso personal administrativo no combatiente.

La dimensión sectaria del mensaje del EIIS nunca está lejos. La violencia y las amenazas contra los chiitas iraquíes o el peshmerga kurdo son una constante. Las descripciones de una “Turquía secular” y del “PKK ateísta” están destinadas a ser insultos. Los “clérigos del mal” sunitas anti-EIIS, algunos de ellos bastante extremos, deben ser atacados y asesinados. Un video reciente se centró en las tribulaciones de los musulmanes de rohingias en las manos de budistas birmanos o nigerianos sunitas versus cristianos y chiitas, mientras que otro material visual se demoró sobre las supuestas muertes civiles dentro del “Califato” a manos de los ataques aéreos “cruzados”.

La filial del EIIS en Egipto, intentando saltar desde el Sinaí al Valle del Nilo, se centró recientemente en una vieja amada castaña por yihadistas egipcios (y no egipcios) durante décadas, teniendo en la mira a la Iglesia Ortodoxa Copta[2].

Un video de 21 minutos publicado por el “EIIS en Egipto” el 19 de febrero, 2017 es un recordatorio importante de cómo la propaganda del EIIS combina varias líneas de argumento en un solo producto y de cómo explora y aprovecha las fisuras y prejuicios existentes en las sociedades locales. El título del video, “Y Combate Contra los Politeístas Colectivamente”, tomado del Sura del Corán Al-Tawba, verso 36, es uno de esos versos favoritos de los yihadistas para justificar la continua violencia contra los no musulmanes.

Un ataque implacable contra los cristianos coptos, el video presupone que existe terreno fértil para tal mensaje y que hay una profunda y extendida intolerancia contra esta minoría religiosa entre muchos de los musulmanes de Egipto. Ninguno de los temas abordados por el EIIS son nuevos y todos ellos pueden ser encontrados en la propaganda yihadista anti-copta en la década de 1970, durante un período en que estos grupos comenzaron a proliferar en el Egipto de Sadat y tuvieron como blanco a los cristianos por robo y muerte, además de asesinar a funcionarios del gobierno.[3]

El propuesto mensaje contra los coptos es político, económico y religioso. A estos se les muestra primero como comprometidos en un comportamiento calculado para enfurecerse: manifestando por sus derechos, cargando cruces en la calle, orando, declarándose ellos mismos como los “egipcios de origen”. El narrador los describe como la “mayor minoría de cruzados en el Medio Oriente”, pero mucho más pequeños de lo que los coptos afirman ser “únicamente 4 millones”.

Se enfatiza el supuesto papel económico favorable a los coptos: estos “controlan más del 40% de la economía egipcia”, mientras se muestran las imágenes de algunos coptos ricos y sus negocios.

El video muestra a funcionarios egipcios diciendo cosas agradables a los coptos – tales como ofrecer condolencias luego de un bombardeo a una iglesia en diciembre, 2016 por parte del EIIS. No sólo son destacados el presidente egipcio Al-Sisi y los clérigos del régimen, sino también el ex presidente Morsi y su “Hermandad de Apóstatas” (Hermandad Musulmana) y el Partido Salafista islámico Nur. Líderes cristianos, entre ellos el Papa Copto Tawadros II, se muestran a su vez alabando al gobierno egipcio y a su “tirano” presidente. La escena luego cambia a imágenes de musulmanes supuestamente asesinados en el Sinaí a través de ataques aéreos egipcios. El truco es tanto desacreditar a cualquiera que tenga algo decente que decir acerca de los cristianos coptos y vincular a los coptos con el régimen, una calumnia generalizada en las filas del EIIS[4].

El ataque político y económico se basa en un marco claro de justificativo religioso. Versos del Corán, del Hadith y de la historia – el Pacto de Omar, son utilizados para avanzar la noción de que este es un pueblo que ha roto colectivamente cualquier tipo de protección posible que pudiera tener bajo el dominio musulmán y que debe ser atacado con impunidad. El video va más allá de capítulos y versos, diciéndonos que “Alá ha pedido el exterminio de todos y cada uno de los Apóstatas (murtad) y los incrédulos (kafir) y el purificar la tierra de su presencia”.

El espectador recibe una pesada dosis de imágenes cristianas destinadas a repeler e incitar a los musulmanes intolerantes – coptos que reciben la comunión, rezos e imágenes de cruces e iglesias.

No satisfecho con ejercer el poder político y económico, el vídeo afirma que “entre las peores cosas que estos infieles obstinados realizan” es insultar al Profeta Mahoma y al Islam en los medios locales y en la televisión por satélite.

Imágenes son mostradas del controvertido sacerdote copto ortodoxo Zakaria Butros, quien ha trabajado durante décadas para convertir a los musulmanes al cristianismo, aparentemente con cierto éxito[5].

El video cierra hablando y jactándose del bombardeo suicida por el EIIS en diciembre, 2016 a una iglesia copta en Cairo que mató a 29 personas, en su mayoría mujeres y niños. Este señala que los cristianos pidieron protección a Al-Sisi pero “este no puede proteger a sus propios soldados en el Sinaí”. Los coptos son tomados como blanco en cualquier lugar y en cualquier momento posible y el EIIS liberará al Cairo, traerá atentados a la capital, liberará a sus prisioneros. “Y en cuanto a los cruzados en Egipto, la operación que apuntó a tu templo pagano es sólo la primera, Alá que lega, porque ustedes son nuestra prioridad y nuestra presa preferida”.

Lo más notable de este video no es su contenido tóxico, sino su objetivo. Los coptos en Egipto son de hecho la mayor minoría cristiana en el Medio Oriente, pero en su mayoría son un pueblo sin ningún tipo de poder, a merced de quien gobierne Egipto, y lo han sido durante siglos. Una minoría religiosa sin armas, sin ejército, sin policía secreta, sin agencias políticas de ningún tipo es señalada por la violencia no tanto por lo que hacen, sino por quienes son. Éste fue, por supuesto, el mensaje en el vídeo anterior del EIIS que apuntaba a los cristianos coptos, la masacre de febrero, 2015 de 21 inmigrantes trabajadores egipcios pobres egipcios en Libia por la filial del EIIS allí[6].

El segundo punto clave sobre el video es su supuesto atractivo a los musulmanes. Al igual que la propaganda anterior del EIIS y acciones contra los no musulmanes en otros lugares, esta es una apuesta de que el fanatismo musulmán resuena y que el grupo potencial de personas en los países de mayoría musulmana que desprecian y temen a sus vecinos es grande y maleable lo suficientemente para ser importante. A pesar de la viciosidad palpable de la amenaza, también por supuesto, ligeramente ataviado en el habitual discurso vagamente tranquilizador del jizya y del ahl al-dhimmah sacado directamente de una conferencia de Jonathan Brown[7].

¿Cuáles son los desafíos para aquellos que quieren contrarrestar este enfoque propagandístico? Un paso es entender la psicología de la deshumanización inherente a los medios de comunicación del EIIS.[8] Tal proceso es, por supuesto, bastante común entre los grupos terroristas, incluyendo los salafistas-yihadistas. Los cristianos coptos son blanco de asesinato como grupo, su denominación es descrita como una “iglesia enemiga” y la presunta transgresión de cualquier copto en cualquier lugar es motivo de muerte contra cualquier otro. Y la apertura del video destaca prominentemente a un no copto, el Papa Francisco, que muestra que este discurso ve también más allá de Egipto.

El proceso por el cual el EIIS y grupos similares tratan a los seres humanos como bestias está, por supuesto, profundamente arraigado en el lenguaje del Islam. Está repleto de la retórica de la fe. Aunque se nos dice – y sin duda es cierto – por muchos musulmanes que los versos coránicos tales como el título de este video son utilizados por el EIIS fuera de su contexto, el hecho es que se sienten facultados para hacerlo. Creen que su interpretación de la escritura es lo suficientemente plausible para haber sido aceptada ya por un número considerable de sus correligionarios.

Así que, mientras se entiende el por qué el EIIS deshumaniza al Otro es importante, así como lo es comprender cómo utiliza las herramientas para lograr este objetivo. Estos incluyen el poder inherente al uso yihadista de conceptos tan centrales como la infidelidad (e infieles), el politeísmo, la apostasía, lealtad y la negación y la guerra santa. No es suficiente por hacer, tal como muchos musulmanes intentan, de simplemente llamar al EIIS jariyitas y seguir adelante. Este es un paso importante. El “terreno elevado” en la batalla por la autenticidad debe ser aprovechado agresivamente para impugnar todos estos conceptos.

Si bien cierto nivel de prejuicios anti-coptos está muy bien establecido en Egipto y en el Medio Oriente, El EIIS apuesta a que estos sentimientos atávicos puedan canalizarse productivamente a su favor. Desde la publicación del video, la carnicería ha continuado y el 22 de febrero, 2017 la AP reportó el secuestro e incineración de dos cristianos coptos cristianos en el Sinaí[9].

El Estado Islámico busca combinar el fanatismo, un sentido generalizado de supremacía islámica, lo sueños de victoria y agravio político en una fórmula potente para expandir su atractivo, en un momento en que este se encuentra bajo una gran presión militar. Uno sólo puede esperar que el Estado Islámico esté realmente profunda y fatalmente equivocado sobre el pueblo musulmán de quien ellos claman preocuparse tanto y que la concordia y el patriotismo egipcio sea mucho más fuerte que el odio.

*Alberto M. Fernández es Vicepresidente de MEMRI.

[1] Theatlantic.com, 1 de febrero, 2017.

[2] Informe Diario de MEMRI No. 79, Copto-fobia, 19 de febrero, 2016.

[3] Alberto M. Fernández, “En el Año de los Mártires: La Violencia Anti Copta en Egipto, 1988-1993”, documento presentado en la Reunión Anual de la Asociación de Estudios del Medio Oriente, San Francisco, California, 18-20 de noviembre, 2001

[4] MEMRI TV Clip No. 5691, Activista egipcio-estadounidense en Nueva York Ayat Oraby pide boicotear económicamente a los coptos: La Media Luna debe estar siempre por encima de la Cruz, 19 de septiembre, 2016.

[5] Islam-christianity.net/

[6] Guardian.com, 15 de febrero, 2017

[7] El Washington Post, 17 de febrero, 2017.

[8] Annualreviews.org, enero, 2014

[9] Associated Press, 22 de febrero, 2017.

Compartir
Artículo anteriorLa ambivalencia del régimen sirio hacia el Presidente Trump
Artículo siguiente‘Abd Al-Rahman Al-Rashed: Debemos formar la ‘OTAN árabe’ para confrontar a Irán
El Instituto de Investigación de Medios de Información del Medio Oriente (MEMRI) explora el Medio Oriente a través de los medios informativos de la región. MEMRI establece un puente entre el vacío idiomático existente entre Occidente y el Medio Oriente, proporcionando traducciones oportunas de los medios árabes, hebreos y farsi, así como un análisis genuino de las tendencias políticas, ideológicas, intelectuales, sociales, culturales y religiosas del Medio Oriente. Fundado en Febrero de 1998 para informar sobre el debate de la política estadounidense en el Medio Oriente, MEMRI es una organización 501 (c)3, independiente, no partidista, sin fines de lucro. MEMRI mantiene oficinas en Berlín, Londres y Jerusalén y traduce su material al inglés, alemán, italiano, francés, hebreo, español, turco y ruso.